El CAB abre un nuevo ciclo expositivo con las propuestas de Kitazu&Gómez, Rafael Navarro y Christian Villamide

El CAB abre un nuevo ciclo expositivo con las propuestas de Kitazu&Gómez, Rafael Navarro y Christian Villamide
Vota este artículo

Las exposiciones estarán abiertas hasta el próximo 15 de septiembre en el centro de arte contemporáneo de la Fundación Caja de Burgos

El Centro de Arte Caja de Burgos CAB inaugura hoy sus tres nuevas propuestas artísticas, concebidas, respectivamente por Kitazu&Gómez, Rafael Navarro y Christian Villamide, y que permanecerán abiertas al público hasta el próximo 15 de septiembre.

En el nuevo ciclo expositivo del CAB confluyen la experimentación con una marca comercial ficticia de Kitazu&Gómez, la fotografía arquitectónica de Rafael Navarro y la reflexión sobre la transformación del medio natural de Christian Villamide.

Kitazu&Gómez: Haggish Flash

El CAB acoge un proyecto a largo plazo del español Jesús Gómez y la japonesa Megumi Kitazu, dos creadores que han unido sus diferentes perspectivas culturales en un empeño conjunto que en formulaciones anteriores ha pasado por casas- estudio en Alemania, Francia y Japón.

Proyecto de arte visual que se concreta en una serie de instalaciones de objetos y pinturas, Haggisg Flash utiliza como pretexto una marca comercial ficticia para abordar aspectos de la experiencia humana contemporánea como la multiculturalidad, la identidad sexual y los roles establecidos, la apariencia y el estatus o la relación entre el marketing y el arte.

La pareja de artistas emplea tanto materiales analógicos (lápiz sobre papel, pintura al óleo, talla en madera…) como métodos digitales para construir objetos, como los botes HF realizados a partir de botes de helado reciclados.

Bisutería, plásticos, yogurt, gelatina, impresiones digitales, partes de sus cuerpos, objetos ready-made, materiales reciclados, juguetes, pescado… sirven para crear imágenes-referencia que se transforman al final del proceso en óleos sobre lienzo, cajas de luz o impresiones digitales.

Convertido a lo largo de los años en una experiencia vital, Haggish Flash se apoya en las cualidades estéticas y simbólicas de las imágenes ara conseguir efectos de texturas para conectar con las ideas, trasmitir sensaciones y matizar conceptos.

Sobre Kitazu&Gómez

Producir arte es un proceso de autoconocimiento y transformación personal. Para Megumi Kitazu y Jesús Gómez ha supuesto un viaje de continuo cambio en su experiencia vital. Una historia de amor entre dos artistas provenientes de diferentes culturas que han crecido juntos a través de su pasión por el arte.

Gómez desarrollaba su carrera artística en el norte de España mientras Kitazu finalizaba sus estudios de arte en Tokio. Los dos fueron atraídos por la pujante escena artística de Berlín y se conocieron allí en 2001.

Por aquel entonces Gómez hacía de la arquitectura de Berlín este el centro de su trabajo mientras que Kitazu experimentaba con instalaciones de muebles de madera.

Comenzaron como amigos, compartiendo ideas y ayudándose en sus respectivos proyectos.  Pronto su relación creció y sus aproximaciones individuales al arte se fusionaron en empeños conjuntos. El comienzo fue algo turbulento, pues tuvieron que negociar ideas personales, rutinas de trabajo y uso del espacio compartido. Pero el amor en combinación con asunción de flaquezas y reconocimiento de puntos fuertes ayudaron a superar estos inconvenientes.

Francia, Japón y España han sido los lugares donde han creado su propia metáfora de vida, y su arte, entendido como un conjunto de objetos físicos, es una materialización de esta metáfora y un punto de encuentro de sus sensibilidades individuales.

Rafael Navarro: Arquitectura

Rafael Navarro

Rafael Navarro

La singular exposición propuesta por el fotógrafo Rafael Navarro (Zaragoza, 1940), permite acercarnos a una temática sustancialmente diferente de aquella por la que el artista es sobradamente reconocido.

Como ya ocurriera en 2011 en su serie A destiempo, en la exposición que presenta en el Centro de Arte Caja de Burgos CAB Navarro sustituye el lenguaje del blanco y negro tan característico de su obra por el color, y pone el acento en la composición de las escenas, la elección de la iluminación, la selección de instantes del tiempo.

Su trabajo para el CAB parte de la arquitectura, de la línea, el plano y la creación de volúmenes mediante el uso de la luz y los contrastes cromáticos. “Los edificios hablan”, reflexiona Navarro, y provocan sensaciones y sentimientos: por ello el artista huye conscientemente de la fotografía documental y apuesta por puntos de vista fragmentados, parciales, detalles que cobran una nueva vida y generan nuevas lecturas en el espectador.

Toda la obra de Navarro comparte la atracción por el fragmento y por el detalle. El fragmento entendido no como síntesis ni como segmento, sino plenamente dotado de significado cuya plenitud significativa en ocasiones difiere del todo del que pudiera formar parte. “Suelo tratar de descontextualizar lo fotografiado para que el espectador tenga que hacer su propia interpretación”, explica el artista.

SobreRafaelNavarro

Nacido en 1940 en la ciudad de Zaragoza, Rafael Navarro inició su larga andadura artística a principios de la década de los setenta.

Su obra es un reflejo de su mundo interior, donde mostrar lo evidente casi nunca ha sido un objetivo. El artista, que como experimentado profesor domina los arcanos de la técnica, renuncia con frecuencia al control del movimiento, a la acutancia, o a la rigurosa exactitud mecánica que permite la fotografía, para dejar abierta la elocuencia de la forma y el imprescindible cruce de subjetividades donde verdaderamente se reúnen la obra y el lector.

Una de las constantes en su dilatada obra es la importancia que en ella ejerce su fascinación por la naturaleza; el cuerpo humano libre de los artificios del ropaje, donde un pliegue es otro modo del paisaje o cómo los ciclos y los tiempos se abren camino y dejan su rastro en una piedra o en una masa vegetal.

Su obra ha sido expuesta en galerías y museos nacionales e internacionales en más de 700 ocasiones y forma parte de relevantes fondos de instituciones de todo el mundo. Centenares de referencias bibliográficas y publicaciones documentan su obra y su singladura emocional desde 1975 hasta la actualidad.

Como reconocimiento a su aportación al arte contemporáneo, la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis le ha distinguido con su incorporación como académico de número.

Christian Villamide: PERturbacións

El proyecto que Christian Villamide (Lugo, 1966) ha concebido para el CAB pivota en torno al paisaje natural y a los espacios transformados por la mano del hombre, y propone una reflexión sobre nuestro creciente desapego emocional e intelectual con el propio espacio natural.

Christian Villamide: PERturbacións

Christian Villamide: PERturbacións

Bajo el título PERturbacións, la instalación se divide en tres espacios: ‘Territorio humanizado’, ‘Jardín aunque no quieras’ y ‘Paisaje redireccionado’, y se articula con pinturas, fotografías y esculturas creadas con acero y hierro cortén, además de madera, mármoles, metacrilatos y sintéticos. A partir de esos materiales, el artista gallego trabaja en ideas como los ecosistemas que quedan enterrados con el avance de las ciudades, la parcelación de los espacios naturales, la relación de desafío entre lo natural y lo artificial y el territorio “de altas prestaciones” que generamos artificialmente en pos de una economía de grandes rendimientos.

La propuesta de Burgos ha inspirado un díptico que tendrá continuidad en septiembre en el Centro Gallego de Arte Contemporáneo bajo el título In Landscape Mode.

Sobre Christian Villamide

Inició estudios plásticos en la Escuela de Artes Aplicadas de su ciudad natal en 1985, y casi inmediatamente, realizó la primera exposición, en la Diputación provincial lucense. Desde entonces, sus muestras se han esparcido por toda Galicia.

Colectivamente su primera participación data de 1986, también en Lugo. Después estará en certámenes como el Mini Print Internacional, que se exhibió en ciudades de España y de Estados Unidos. Participó en los certámenes de grabado y dibujo de Ferrol, Arte Xoven Galega, de Vigo, en la primera y segunda Mostras de Unión Fenosa, en 1989 y 1991, y en bienales de distintas provincias españolas.

Ha realizado ilustración, diseño y decoración escénica, así como grabado, técnica que tiene importancia en la trayectoria de este artista. Christian Villamide es un pintor completamente conceptual, partícipe del minimalismo. Superficies casi uniformes, vagamente erosionadas, en tonalidades grises, casi neutras, reciben la inscripción de manchas a modo de sugerencias de formas, reiteradas, calculadamente distribuidas, junto a rascaduras y alguna figura escueta, como un logotipo.

Arte espiritualista, cerebral, muy elaborado pese a su aparente despreocupación formal, claro que engañadora, porque lo poco que semeja haber en el cuadro ha sido meditado concienzudamente. El silencio se impone ante esta pintura ajena a toda estridencia, a cualquier alarde formal.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.