Durante el periodo de confinamiento la Policía Nacional de Burgos ha detectado un creciente número de denuncias relacionadas con cargos recurrentes