El cartel de la XLII Vuelta a Burgos se fusiona con la catedral simbolizando el inicio del ‘nuevo’ ciclismo