Bruno Fitipaldo y el San Pablo Burgos desenlazan sus caminos