Junta y diputaciones destinarán 30 millones de euros para llevar internet de alta velocidad allí donde no llegan las operadoras