La seriedad de Burgos, principal atractivo para Dalmau y Samuel