El Grupo Municipal Popular califica de chantaje y expolio el acuerdo firmado entre el Gobierno y la FEMP