Roberto Saiz: «De nada nos valen las medidas coercitivas si no hay responsabilidad individual»