La Junta impulsa la sostenibilidad de las empresas del sector agroalimentario de Castilla y León y su capacidad de adaptación al cambio climático