Unión de Uniones alerta de que la caída de turistas internacionales podría haber supuesto ya una pérdida de 5.400 millones en alimentación para la hostelería