La paciencia del Grupo Municipal Popular con la pésima gestión del IMCyT llega a su fin