Cáritas denuncia: «No tener casa mata»