Lydia Sainz-Maza: “Si las aulas están llenas de alumnos, en las salas de espera también puede haber pacientes”