Cáritas confirma que el COVID-19 ha aumentado más aún la brecha educativa de los menores en riesgo de exclusión