Los peregrinos del Camino de Santiago depositaron 49 toneladas de envases en las papeleras de los albergues de Castilla y León durante este verano