La Junta trabaja en la construcción de 250 depuradoras de aguas residuales para poblaciones de 500 a 2.000 habitantes equivalentes, con una inversión global de 125 millones de euros