Entrevista a Ángel Ibáñez

Entrevista a Ángel Ibáñez
Vota este artículo

“Un voto que es para el espacio ideológico que ocupamos y que no vaya al PP, puede acabar dando el Gobierno a partidos extremistas”

Ángel Ibáñez ocupa desde hace unas semanas el puesto de presidente de las Cortes de Castilla y León, tras la salida de su excompañera de partido, Silvia Clemente. A pesar de afrontar un mandato breve- hasta las elecciones autonómicas del 26 de mayo- asegura que la actividad del Parlamento autonómico durante estas semanas estará marcada por la “responsabilidad, estabilidad y normalidad». De cara a las elecciones llama “al voto útil” y asegura que “la vocación del PP es de gobierno porque tenemos la capacidad pero no podemos desestimar la necesidad de negociar, pactar o llegar a acuerdos”.

M.A.

Pregunta.- Ya lleva unos días ocupando su cargo como presidente de las Cortes de Castilla y León. ¿Cómo ha tomado esta designación y cómo está siendo el cambio de papel en la Cámara?

Respuesta.- Ostentar este cargo es una sensación de privilegio y de orgullo, estoy muy agradecido. Afronto este breve mandato bajo la premisa de tres términos que son la responsabilidad, la estabilidad y la normalidad. Responsabilidad que tenemos por ser la segunda institución más importante de la Comunidad; estabilidad porque es lo que merece una institución de esta naturaleza ya que tenemos en nuestra mano aprobar muchas iniciativa legislativas buenas para Castilla y León y normalidad porque las instituciones deben estar por encima de voluntades personas y cuanta más normalidad hay mejor funcionarán.

P.- Accede tras la dimisión de su excompañera Silvia Clemente. ¿Cómo recibió su decisión y su llegada a Ciudadanos?

R.- Voy a parafrasear a Juan Vicente Herrera y es que “se han equivocado los dos”. La salida abrupta y precipitada de Silvia Clemente que acabó en un ejercicio de transfuguismo, finalmente ha sido fallida en un partido que hablaba de regeneración y que tiene que dar muchas explicaciones sobre cómo ha tramitado todo lo referido a sus procedimientos. Cuando te pones el listón muy alto tienes que cumplir tus propias normas y alcanzarlo, y aún no han acabado de dar esas explicaciones. Nadie espera un cierre en falso de lo ocurrido.

P.- Finalmente será Francisco Igea es el candidato a la presidencia de la Junta por Cs, tras el posible ‘pucherazo’ descubierto por afiliados burgaleses en una primarias que daban la victoria a Clemente. ¿qué opinión le merece esta circunstancia?

R.- Si Cs quiere venderse como una opción regeneradora, transformadora y limpia tiene que tratar de despejar las muchas dudas que aún existen sobre cómo están haciendo las cosas. Además, las sucesivas dimisiones que están viviendo y el sistema de imposición de candidatos en muchas provincias junto a no haber aclarado qué y cómo ha ocurrido este ‘pucherazo’ les obliga a depurar todas las responsabilidades, incluso las que presuntamente puede haber desde un punto de vista penal.

P.- ¿Cree que, en caso de necesitarlo, la dupla PP- Cs puede ser una realidad en las próximas elecciones?

R.- El PP tiene la capacidad para gobernar con sensatez y prestar unos servicios de calidad valorados en todo el ámbito nacional. La Comunidad sigue a la cabeza prestando servicios sociales, de educación y sanitarios. Es verdad que se ha podido desarrollar con un acuerdo de legislatura que ha permitido aprobar unos presupuestos con los que desarrollar estas políticas. Nuestra vocación es de gobierno porque tenemos la capacidad pero no podemos desestimar la necesidad de negociar, pactar o llegar a acuerdos.

P.- Tras casi dos décadas al frente de la Junta, Juan Vicente Herrera deja paso a Alfonso Fernández Mañueco. ¿Es la regeneración política el denominador común las formaciones para estas elecciones? ¿Qué cambios cree que aportará Mañueco al partido?

R.- Herrera ha sido el mejor presidente de la Junta de Castilla y León que ha tenido la Comunidad bajo mi punto de vista. A partir de ahí todos los ciclos tienen un término y Alfonso Fernández Mañueco representa esa nueva imagen del partido. Un PP que sigue manteniendo unas altas cuotas de conocimiento y experiencia en la gestión, pero con una profundización en los valores ideológicos en los que apostamos por el cuidado de las familias, por una Comunidad que siga siendo un referente en la unidad de España, por las personas como nuestro eje básico de actuación, y por una actividad económica y creación de empleo permitan crear proyectos de vida estables y garantistas. Todo ello, con un equipo de mujeres y hombres que están dispuestos a dar lo mejor de sí mismo en su vocación de servicio público.

P.- El peso de Herrera es enorme en su formación, ¿cree que su marcha pesará en los votantes?

R.- Tendrá la posibilidad de poner de manifiesto que este es su partido, que somos los mismos. Él es el político más conocido de la Comunidad, no solo a nivel regional sino estatal y qué duda cabe que una baja de esta naturaleza siempre se puede notar, pero más allá de afectos y caras personales el proyecto es el que está ahí y el que está llamado a garantizar un buen gobierno en la Comunidad.

P.- Como burgalés, valore la continuidad de Javier Lacalle como candidato a la Alcaldía de Burgos.

R.- He tenido la posibilidad, igual que la mayoría de los burgaleses de ver cómo la ciudad desde el año 2003, cuando empezó a gobernar Juan Carlos Aparicio y después con Javier Lacalle, ha protagonizado un cambio espectacular. Hoy en día, diversos rankings, nos colocan como una de las ciudades con mejor calidad de vida. Todo eso ha sido por el buen hacer de mis dos compañeros y viniendo de una época con experimentos fallidos como el tripartito de la izquierda desde 1999 hasta el 2003, que dejó la ciudad parada, corremos el riesgo de volver a una situación de parálisis como esa y frente a dudas, la estabilidad es clave para el Ayuntamiento.

P.- Estas serán las elecciones municipales más atomizadas debido a las diversas formaciones que ‘pelearán’ por hacerse un hueco en el Ayuntamiento burgalés. ¿Cree que hay cabida para todas?

R.– El que crea que el PP puede liderar un proyecto de centro derecha bueno para seguir progresando  a pesar de que tenga discrepancias con algunas decisiones que se hayan  podido tomar tiene la opción de apoyar al partido o a otras  opciones de similar ideología pero esa atomización puede hacer que un voto que en teoría es para el espacio ideológico que ocupamos y no vaya al PP, puede acabar dando el Gobierno a partidos de izquierda o extremistas que se harían con las llaves de la ciudad, algo peligroso para los burgaleses. Apelo al voto útil a una formación que ha demostrado capacidad de gestión y de hacer avanzar la ciudad.

P.- Una de esas formaciones es Vox, con Ortega Lara en sus filas. ¿Teme que parte del voto popular se escape a la formación de Abascal?

R.- Cada voto es respetable pero el efecto de la ley electoral que tenemos puede significar  que los votos a formaciones emergentes finalmente decanten la balanza en favor de los socialistas y de los extremistas. Nos jugamos mucho.

P.- ¿Qué espacio le espera a Ángel Ibáñez en las próximas elecciones?

R.- Es algo que ahora no me preocupa, el final de la legislatura será intenso y quiero ser respetuoso con los tiempos tanto de la responsabilidad pública que a uno le toca llevar como  las decisiones que debe tomar mi partido. Estaré a disposición de lo que el Partido Popular crea que es mejor, como se dice en fútbol, un jugador debe tratar de ser versátil y ponerse  a disposición de su entrenador para jugar en la posición que en un momento concreto mejor pueda rendir. Esa es mi situación.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.