Tráfico intensifica la vigilancia del uso de alcohol y drogas al volante

Tráfico intensifica la vigilancia del uso de alcohol y drogas al volante
3 (60%) 1 vote

La asociación ASPAYM presenta la campaña “No corras, no bebas…no cambies de ruedas” para concienciar a los conductores y acompañantes sobre el grave riesgo que supone para la conducción el consumo de alcohol y drogas

Durante una semana, del 3 al 9 de junio, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, y las policías locales adscritas a la campaña, aumentarán el número de controles. El alcohol está presente como factor concurrente o desencadenante en un tercio de los accidentes mortales. Su presencia en la conducción, dependiendo de su tasa, multiplica entre 2 y 15 el riesgo de sufrir un accidente. La única tasa segura es 0,0%.

Miembro de ASPAYM en la campaña de concienciación

Miembro de ASPAYM en la campaña de concienciación

En el año 2017, se realizaron pruebas de alcoholemia a 955 conductores fallecidos, 175 de los cuales presentaba una tasa superior a la legalmente permitida, con un 74% de estos presentando una tasa superior a tres veces la máxima legal. Además, conducir después del consumo de sustancias psicoactivas es un hecho frecuente en España. El cannabis (THC), la cocaína, las anfetaminas y las metanfetaminas son las sustancias más frecuentemente halladas. El consumo simultáneo de sustancias, que se ha demostrado como un comportamiento de extremo riesgo vial, es comparativamente frecuente en España.

En la Campaña Especial de Vigilancia y Control realizada entre los días 4 al 10 de junio de 2018, en la provincia de Burgos, se realizaron 2.689 pruebas de alcoholemia, siendo positivas 19, el 0,71%. En el caso de del control y vigilancia de la presencia de drogas, se llevaron a cabo 92 pruebas, dando un resultado positivo 29 de ellas, el 31,52% de las pruebas practicadas.

La asociación ASPAYM (Asociación de personas con lesión medular y otras discapacidades físicas), que presenta la misma bajo el lema “No corras, no bebas…no cambies de ruedas”, con el objetivo de concienciar a los conductores y acompañantes de los vehículos sobre el grave riesgo que supone para la conducción el consumo de alcohol y drogas.

Especial atención a los conductores de furgonetas y las zonas urbanas

Se pondrá especial énfasis en el control de los conductores de furgonetas, que se dedican en un número importante al transporte de paquetería, y cuyo tráfico ha aumentado. Se trata de asegurar de esta manera que este tipo de vehículos, que se dedican mayoritariamente al transporte de paquetería, desarrollen su actividad bajo los parámetros de seguridad y control establecidos.

La incidencia de consumo de alcohol en zona urbana, fundamentalmente durante los fines de semana y en determinados lugares donde la existencia de locales de ocio, hace que la participación de todos los Ayuntamientos en la presente campaña tenga una importancia extraordinaria.

El control policial tiene como objetivo prevenir la conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas ilegales. Un aumento del número de controles policiales lleva aparejada una reducción en el número de accidentes con víctimas.

En la campaña de 2018 dieron positivo el 0,71% de los conductores a los que les practicó a una prueba de alcoholemia en la provincia de Burgos.

El 33% de los conductores fallecidos tuvieron resultado positivo a alcohol o a drogas ilegales, o a ambas

Gracias a la colaboración del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF), y los Institutos de Medicina Legal y Ciencias de Forenses (IML) de Murcia y Galicia, se ha realizado una conexión de la base de datos del Registro Nacional de Víctimas de Accidentes de Tráfico con las bases del INTCF y los IML. Esto ha permitido enriquecer significativamente la cantidad y calidad de la información disponible sobre el papel del consumo de alcohol y drogas en la ocurrencia de accidentes.

 En el año 2017, 120.233 conductores estuvieron implicados en accidentes con víctimas en vías interurbanas y urbanas y se realizó prueba de alcohol al 36% de ellos. En el caso de los conductores fallecidos el porcentaje de conductores analizados fue del 72%, en los heridos hospitalizados fue del 21%, en los heridos no hospitalizados fue del 33% y en los conductores ilesos fue del 17%.

El porcentaje de conductores con prueba de alcohol positiva aumenta con la lesividad del conductor desde un 7% en los conductores ilesos a un 26% en los conductores fallecidos. Además, en vías urbanas el porcentaje de positivos es superior que en vías interurbanas.

Con relación al consumo de drogas de comercio ilegal se dispone de pruebas del 72% de los conductores fallecidos, resultando un porcentaje de pruebas positivas del 15%.

Las sustancias más frecuentes en los casos de conductores fallecidos positivos por drogas son la cocaína (47%) y el cannabis (61%). Los opiáceos y las anfetaminas tienen una presencia menor (4%).

 El 15% de los conductores fallecidos en accidente de tráfico tuvo resultado positivo en las pruebas de detección de drogas. Además el porcentaje de conductores fallecidos con resultado positivo a alcohol y/o drogas en el año 2017 fue del 33%.

Los trucos para engañar al alcoholímetro no funcionan

Según un estudio de la aseguradora Línea Directa elaborado en 2015, algunos conductores intentan alterar las pruebas de alcoholemia poniendo en práctica algunos trucos, que responden a una serie de mitos y creencias populares, con los cuales podríamos ser capaces de engañar al etilómetro y librarnos de la sanción, lo cual daría como resultado una fórmula perfecta para pasar por encima de la ley.

Nada de esto funciona. Cuando se nos práctica la prueba de alcoholemia realizamos una larga y continua espiración. Es por ello, que tras una primera porción de aire espirado durante la espiración, en la que el aire es proveniente de las vías respiratorias, se expele el aire de los alvéolos.

Entre los trucos más citados destacan beber café, esperar más de dos horas antes de la prueba, tomar chicle o caramelos, beber agua o tomar hielo, hacer deporte o sudar antes, tomar azúcar, beber aceite, beber leche, soplar despacio o poco, tomar pasta de dientes, o dormir un rato antes de conducir.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.