El CAB abre un nuevo ciclo expositivo con las propuestas de Yoshiyuki Miura y Segundo Escolar y una muestra colectiva de dibujo contemporáneo

El CAB abre un nuevo ciclo expositivo con las propuestas de Yoshiyuki Miura y Segundo Escolar y una muestra colectiva de dibujo contemporáneo
Vota este artículo

Las exposiciones estarán abiertas hasta el próximo 26 de enero en el centro de arte contemporáneo de la Fundación Caja de Burgos

La muestra colectiva reúne obra reciente de un nutrido grupo de artistas de diversas procedencias geográficas y generacionales: Bel Fullana, Diogo Pimentão, Gonzalo Elvira, Ignacio Uriarte, Rául Artiles y Sabine Finkenauer

El Centro de Arte Caja de Burgos CAB inaugura hoy sus tres nuevas propuestas artísticas, que permanecerán abiertas al público hasta el próximo 26 de enero. En el nuevo ciclo expositivo del CAB confluyen las esculturas ingrávidas de Yoshiyuki Miura, una muestra colectiva de dibujo contemporáneo y las fotografías descarnadas de Segundo Escolar.

Yoshiyuki Miura: Oscillation of Space, Waterfall and Yellow Pyramid

El trabajo escultórico de Yoshiyuki Miura (Fukuoka, Japón, 1958) trasciende la tradición del arte cinético. En su obra la percepción ilusoria y las cualidades ópticas resultan secundarias respecto a la disputa entre elementos aparentemente contrarios. La ligereza y la apariencia inmaterial se contraponen a la contundencia de la forma; la sensación de construcción efímera se revela contra la firmeza corpórea en sus esculturas solemnes en ingrávidas por igual. El espacio que ocupan en ocasiones no es tan elocuente como las sombras que proyectan; la uniformidad de la pieza no es tan reveladora como cada una de las partes que la componen. Armonía y caos, tensión y sosiego, rigidez y elasticidad para sumergir al espectador en una escultura sin objeto, en la que la percepción y la recreación visual resultan imprescindibles.

Como es habitual en su obra, el artista solo realiza variantes de cinco de sus obras en un proceso de depuración formal elocuente y premeditado. En una suerte de economía gestual para concentrar toda su fuerza creativa en la consecución de la sencillez extrema y en la transmisión de la belleza, Miura trabaja manualmente todos y cada uno de los mecanismos que componen sus esculturas. Es una búsqueda de perfección que genera placidez y desasosiego por igual en el espectador, impotente ante el desafío de sutileza que propone el artista.

Por ello es tan relevante la exposición de Yoshiyuki Miura en el CAB, donde combina tres de sus creaciones más importantes, tres trabajos que ha venido desarrollando desde 1990 con diferentes variantes y adecuaciones a los espacios concretos en los que interviene. Ha querido el artista especialmente aludir a las tres partes en que se divide el espacio expositivo del CAB, reinterpretándolo al unir por vez primera estas tres obras en un mismo ámbito. El propósito es generar una experiencia única, construida específicamente in situ, presidida por la relación entre la luz y la materia que caracteriza la escultura de Yoshiyuki Miura.

Sobre Yoshiyuki Miura

Nacido en Fukuoka, Japón, en 1958, se formó en su país natal en la State University of Music and Fine Arts de Tokio entre 1981 y 1985. Más tarde se graduó en la Academia de Bellas Artes de Munich. Yoshiyuki Miura no ha regresado a su país desde que completó sus estudios. Poeta y filósofo, sus creaciones en galerías son escasas, incluso confidenciales.  Ha participado en diferentes exposiciones individuales y colectivas en Alemania y Estados Unidos, pero lo verdaderamente relevante son sus grandes construcciones cinéticas en espacios públicos, como Instituto de Tecnología KIT de Karlsruhe, el University Hospital, de Colonia, la University of Applied Sciences de Augsburgo, la European Patent Office en La Haya, la Faculty of Chemistry and Pharmacy de  Múnich o el Aeromedical Institute en Fürstenfeldbruck.

Su obra se ha relacionado con la del gran artista de la cinética, el venezolano Jesús Rafael Soto, de quien Miura se siente su legatario. La escultura de Yoshiyuki Miura, realizada enteramente a mano, crea esferas efímeras y formas-fantasma a través del empleo de clavijas de acero teñidas de color. Un juego que esconde a los ojos del espectador para revelar precisamente lo invisible, suspender la sensación de movimiento y multiplicar el efecto inmaterial y etéreo.

Segundo Escolar: Los diferentes.

En 1975, durante el final de la primavera y el comienzo del verano, Segundo Escolar (Salamanca, 1944) realizó un trabajo insólito. Impelido por una suerte de pulsión interna materializó en el interior del Sanatorio Psiquiátrico de Bermeo mucho más que un reportaje fotográfico o un mero recurso de documentación personal. En jornadas completas vividas junto a los internos, desde las nueve de la mañana hasta las cuatro de la tarde, logra de estos una suerte de complicidad, una presencia tolerada y en cierto modo invisible, que le permite captar momentos únicos de personas reales, de individuos excluidos social y moralmente, de seres apartados, convertidos en sujetos forzadamente anónimos.

El trabajo que emprende Segundo Escolar es extraordinario por el momento en el que se produce y por las vicisitudes que lo acompañaron. En primer lugar porque supone uno de los pocos casos en los que se intenta dotar de presencia real, sin cortapisas ni edulcoramientos, a personas apartadas, tal y como vivían y tal y como eran tratados y considerados. Escolar desea rescatar la singularidad, la historia personal de los extrañados; convertirlos en existencias plenas y como tales en personas que no deben resultarnos nunca ajenas.

Su primer acercamiento se produjo gracias a la intermediación familiar con quien entonces era director del Sanatorio Psiquiátrico de Bermeo. Logró un permiso para fotografiar a los ingresados con la sola condición de que no lo utilizara con fines sensacionalistas, o abundara en los aspectos más escabrosos y sicalípticos. Escolar buscaba referencias para un trabajo gráfico sobre la singularidad personal, sobre la fuerza y el magnetismo de individuos no convencionales. Sin embargo, la impresión recibida en su primera entrada en el Sanatorio le impide tomar fotografías ni realizar apuntes durante las primeras semanas. Cuando comienza a hacerlo, comprende también que no podrá dar forma a su idea inicial y que la experiencia le acompañará durante toda su vida.

En 1998 Segundo Escolar se decide a publicar un libro con las imágenes tomadas en 1975, libro que, titulado La espiral de la mente, sufrió problemas legales y tuvo una distribución parcial y atormentada.

Casi como un acto de justicia, pero también como un homenaje a uno de los proyectos personales y artísticos más valientes y decididos de nuestra comunidad, el CAB ha querido retomar las imágenes de Segundo Escolar y ofrecerles la posibilidad de ser vistas, en la práctica, por vez primera. Para ello ha sido necesario recuperar los negativos originales, realizar interpositivados y nuevas hojas de contacto y generar unas copias acordes con la importancia del trabajo.

Con independencia de su materialización práctica, Los diferentes quiere también incidir en su cualidad artística, al margen de su valor documental. La exposición desea hacer hincapié en los valores con que la representación de los otros, de los enajenados (en su doble acepción, tanto alguien con la razón turbada como alguien privado de su autonomía personal), de los excluidos, de los marginados, de la pobreza y de todo cuanto ha quedado en los márgenes del arte convencional, sustentan hoy muchas de las prácticas de la cultura contemporánea.

El desarrollo acometido en el CAB otorga la máxima importancia a las imágenes. De manera deliberada ha buscado equipararlas formalmente a nuestra escala en un diálogo directo, sin ambages y sin filtros. El espectador se encuentra frente a frente con las personas que Segundo Escolar retrató en un ejercicio de inmersión completa. La dureza de algunas de estas fotografías no deja indiferente a nadie y es conveniente advertir de la hipersensibilidad que pueden provocar.

SobreSegundo Escolar

Segundo Escolar (Salamanca 1944) vive y trabaja en Belorado, Burgos. Descendiente de una familia de artistas cuyos ancestros se remontan al siglo XVI, es autor de una obra prolífica y variada en la que se dan cita las más diversas disciplinas. Su conocimiento técnico le ha permitido abordar con éxito la pintura, la escultura, la medallística, el vidrio o la cerámica. En todos y cada uno de los soportes destaca Segundo Escolar por el estudio de los materiales y por su capacidad para extraerles nuevas posibilidades.

Nacido en Salamanca, es en Burgos donde ha desarrollado gran parte de su vida, tras una larga estancia profesional y vital en el País Vasco, donde realizó numerosos trabajos escultóricos y constructivos en piedra y hormigón y donde se relacionó con algunos de los artistas protagonistas de ese tiempo, como los hermanos Jorge y Antonio Oteiza.

Su obra ha experimentado una constante evolución en la que sin embargo se mantiene invariable un marcado expresionismo. Trazos decididos que perfilan y enmarcan la forma –con independencia de su acompañamiento plástico (sea pintura, engobe o papel)– junto a recursos gestuales y colores vibrantes caracterizan su obra parietal. En su trabajo escultórico los volúmenes se construyen con un sabio manejo de los vacíos, de las oquedades y la desocupación de las formas para generar formas estilizadas y sugerentes.

Como artista multidisciplinar, Segundo Escolar ha desarrollado una parte de su carrera en los ámbitos de las artes gráficas, la publicidad y el diseño arquitectónico. Una de sus facetas más desconocidas es la que se presenta en esta exposición en el CAB: la fotografía.

Segundo Escolar es Académico Numerario de la Institución Fernán González. Academia Burgense de Historia y Bellas Artes.

Drawing Positions, Seis prácticas diferenciadas de dibujo contemporáneo.

El CAB dedica en esta ocasión una exposición a las nuevas prácticas de dibujo contemporáneo, muestra que reúne obra reciente de un nutrido grupo de artistas de diversas procedencias geográficas y generacionales: Bel Fullana (Mallorca, España, 1985), Diogo Pimentão (Lisboa, Portugal, 1973), Gonzalo Elvira (Neuquén, Argentina, 1971), Ignacio Uriarte (Krefeld, Alemania, 1972), Rául Artiles (Las Palmas de Gran Canaria, España, 1985) y Sabine Finkenauer (Rockenhausen, Alemania, 1961).

Comisariado por Mónica Álvarez Careaga, directora de la feria especializada con sede en Madrid y Lisboa Drawing Room, este proyecto responde a una invitación realizada por el director del centro, Javier del Campo, para detectar a los artistas españoles e internacionales que mejor representan las principales tendencias vigentes en el dibujo contemporáneo actual.

La exposición presenta una serie inédita de dibujos, especialmente creada para la ocasión por Ignacio Uriarte y una acción de dibujo performativo realizada por el artista portugués Diogo Pimentão.

Según Mónica Álvarez Careaga, esta aproximación a un campo tan extenso esboza seis “posiciones” de un término apropiadamente carente de compromiso generalizador. Seis posiciones, por tanto, que pretenden informar no exhaustivamente de lo que están haciendo los artistas en el campo del dibujo, y que no acota ni geográfica ni cronológicamente el tema, y propone asociar cada uno de los artistas seleccionados con una posición:

  1. El dibujo que despliega sus contenidos irónicamente, otorga importancia al mensaje integrando textos explicativos, y prescinde del virtuosismo técnico.
  2. El dibujo que explora sus propios límites disciplinares adquiriendo caracteres fronterizos, como la espacialidad, la animación o la performatividad.
  3. El dibujo que desarrolla aspectos históricos o políticos, suplantando a la fotografía o a la documentación fingiendo una neutralidad a menudo crítica.
  4. El dibujo de ascendencia geométrica y minimalista que utiliza conceptos como la repetición y la progresión y la reflexión sobre el tiempo y el cuerpo.
  5. El dibujo neorromántico, que extrae todo el potencial dramático de los grises del grafito y reinterpreta los géneros pictóricos clásicos, deleitándose en la materia artística.
  6. El dibujo falsamente ingenuo que transforma en objetos tridimensionales los papeles intervenidos utilizando como técnica secundaria el collage e integra aspectos lúdicos y expresivos simplificados

Deja tu comentario

Your email address will not be published.