El Ayuntamiento inicia la apertura de expedientes sancionadores de los edificios que no han pasado la ITE 2018

El Ayuntamiento inicia la apertura de expedientes sancionadores de los edificios que no han pasado la ITE 2018
Vota este artículo

Afecta a 174 inmuebles, de los 598 a los que afecta la ITE del año 2018

El Ayuntamiento está procediendo a la apertura de expedientes sancionadores a los propietarios de los edificios de la ciudad de Burgos que, habiendo tenido que realizar la Inspección Técnica de Edificios (ITE) en 2018, aún no la han presentado, a pesar de haber transcurrido ampliamente el plazo de presentación voluntario, que finalizó el pasado 31 de diciembre de 2018.

A fecha de 7 de octubre de 2019, de un total de 598 inmuebles, se van a incoar 174 expedientes sancionadores, de las ITES no aportadas en 2018, correspondientes a los edificios construidos entre 1956 y 1959, ambos inclusive.

Los propietarios que reciban dichas cartas disponen de un plazo de 3 meses, para aportar la inspección técnica de su edificio y ante el incumplimiento de este último plazo se impondrían sanciones económicas de cuantía considerable, desde 3.001 hasta 15.000 euros.

El listado de los edificios que han de pasar la ITE está disponible, en el tablón de edictos municipal así como en la página WEB del Ayuntamiento, y en la 4ª planta de Arquitectura. ,Todas las gestiones sobre la ITE se centralizan en la Sección de Arquitectura del Ayuntamiento, perteneciente a la Concejalía de Urbanismo, Infraestructuras y Vivienda, donde se gestionan todos los expedientes relacionados con la ITE, entre otros asuntos.

De acuerdo con la ORDENANZA MUNICIPAL REGULADORA DE LA INSPECCIÓN TÉCNICA DE CONSTRUCIONES EN BURGOS, ahora ITE, “el fomento de la conservación de la edificación se ha convertido en una de las grandes preocupaciones de la sociedad actual“.

Por ello juega un papel importantísimo que desde los ayuntamientos se recuerde y exija la obligación que tienen los propietarios de mantener los edificios y construcciones en las debidas condiciones de seguridad y salubridad, el deber de conservación, ya que ayuda a evitar el deterioro de los barrios consolidados, impidiendo en la ciudad espacios degradados, tanto urbanísticamente como socialmente.

Por ello la Inspección Técnica de Edificios se configura como un poderoso instrumento de fomento de conservación de la edificación, a través de la detección precoz de cualquiera de las patologías que le afecten y que, de no subsanarse, podrían llegar a ser irreparables.

El artículo 2 de la Ordenanza establece que  “corresponde a la Concejalía de Licencias y Vivienda la vigilancia y el control del cumplimento de los deberes de conservación y rehabilitación”.

Toda la información http://www.aytoburgos.es/search/luceneapi_node/ite

Deja tu comentario

Your email address will not be published.