La Guardia Civil y los bomberos burgaleses rinden un homenaje a las residencias

La Guardia Civil y los bomberos burgaleses rinden un homenaje a las residencias
Vota este artículo

La Guardia Civil, el Ejército y el Ayuntamiento de Burgos rinden hoy viernes 22 de mayo un homenaje a las personas mayores que viven en las residencias y a los profesionales que trabajan en ellas.

Tras dos meses de confinamiento en los centros las personas mayores que residen en ellos y las y los profesionales que trabajan por y para ellos recibirán mañana un merecido homenaje por parte de las diversas administraciones públicas que se han unido para hacer un reconocimiento público a su ‘resistencia’ al Covid-19.

A las 15 horas la Guardia Civil, las ambulancias y el Ejército se desplazará a la Residencia Vitalia Jardín de Tardajos, en Burgos, para participar en un homenaje a todos los profesionales y usuarios que precisamente hoy recibían la noticia de dar negativo en los test del virus realizados.

Ya por la tarde, serán los miembros del Parque de Bomberos del Ayuntamiento de Burgos, el servicio de ambulancia los que se trasladen a los centros de la capital para participar en este homenaje. El recorrido se realizará de la siguiente forma:

– 19 horas: Residencia Las Candelas

– 19,30 horas: Residencia El Remanso

– 19 horas: Residencia Plaza Real

Según explica Diego Juez, presidente de Acalerte, la Federación Castellano y Leonesa de Atención a la Dependencia, y director de Vitalia Jardín en Tardajos, ha señalado que “la sociedad burgalesa y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado nos han mostrado su apoyo y estamos muy agradecidos, y la celebración de actos como este nos reafirma en nuestro compromiso por el trabajo que estamos realizando. Sabemos de la responsabilidad que tenemos en la atención a los burgaleses de más edad.

Estamos muy agradecidos al Ayuntamiento de Burgos por la sensibilidad, a la Subdelegación del Gobierno y en definitiva a todos los participantes en la iniciativa porque ellos son también héroes”.

Ante la situación desencadenada por la epidemia de coronavirus, tanto la Policía Local, como la Policía Nacional y en general los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado están intensificando las medidas de protección al este colectivo, reforzando los contactos con residencias y facilitándoles información sobre prevención y estando a su disposición.

“Tanto tiempo confinados en sus habitaciones ha provocado un deterioro en su calidad de vida porque las personas necesitan cierta normalidad. Creemos que con medidas de seguridad se pondría relajar el confinamiento, en una primera fase dentro de las instalaciones del propio centro. Para nosotros es esencial no tratar como colectivo como un grupo homogéneo y sí ver cada realidad y analizar cada caso. La comunicación y la integración de las personas mayores en el entorno, el poder realizar acciones en el exterior de los centros es fundamental para la salud mental de las personas que viven en ellos”, añade Diego Juez.

Sobre las visitas explica que “ha sido mucho tiempo sin contacto con familiares y amigos, eso unido a la preocupación y el miedo ha deteriorado su estado de ánimo. Creemos que son los jardines o zonas abiertas se podrían cerrar encuentros con familiares, respetando la separación física y con todas las precauciones oportunas, pero es una forma de hacer menos dura la situación a los usuarios. Al final se trata de minimizar el impacto de las personas que están en una residencia, siempre que se garanticen las medidas de seguridad y por supuesto con decía antes, trabajando en cada caso en concreto no de forma homogénea al colectivo”.

ACALERTE

Acalerte, la Federación Castellano y Leonesa de Atención a la Dependencia que agrupa a 250 empresas del sector de la atención de personas mayores tanto residencial como de centro de día, multiservicios, teleasistencia, y atención a la Dependencia de la región. En la región hay 45.000 personas mayores en residencias (34.464 plazas) y centros de día. Un modelo de residencia implantado en Castilla y León es, además, muy abierto: «Somos pioneros en el sistema de atención a los mayores en las residencias. Nos fijamos en un nuevo modelo con centros muy abiertos, donde no hay horario de visitas, en estos momentos tenemos que tener más precauciones», explica el presidente de la entidad Diego Juez.

En Burgos pertenecen a la organización 11 centros ubicados en la capital y la provincia con cerca de 1.000 plazas y 486 trabajadores.

El objetivo de la Federación es el de dotar de las mejores herramientas a sus centros para conseguir que éstos sigan siendo, en términos absolutos, la mejor opción de calidad en una ecuación entre la renta disponible, medios humanos y técnicos habilitados por los centros.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.