La Guardia Civil retira 2 granadas de mortero localizadas en una vivienda de La Bureba

La Guardia Civil retira 2 granadas de mortero localizadas en una vivienda de La Bureba
5 (100%) 6 votes

Una búsqueda más minuciosa en el domicilio, tras el hallazgo casual de la primera, permitió la localización de la segunda y de 75 cartuchos de caza

Efectivos del Equipo de Desactivación de Explosivos (EDEX) de la 12ª Zona de la Guardia Civil con sede en Burgos procedieron días atrás a la retirada para su destrucción de dos granadas de mortero instrucción ECIA modelo 41 con falsa espoleta Valero 48 y 75 cartuchos antiguos de caza que aparecieron en una vivienda.

Una persona comunicaba a la Guardia Civil el hallazgo casual de lo que parecía ser un proyectil militar, en una vivienda de una localidad de la comarca burgalesa de La Bureba, cuando realizaba labores de limpieza en el domicilio que antaño perteneció a unos familiares.

Los especialistas en Desactivación de Explosivos se trasladaron al lugar reseñado donde comprobaron la veracidad de los hechos relatados por el comunicante. Ante la sospecha de que pudiera existir más artefactos se llevó a cabo una minuciosa búsqueda en las instancias de la casa, donde finalmente se localizó otro proyectil de iguales características y 75 cartuchos de caza de notable antigüedad.

Una vez inspeccionadas las municiones visualmente por el EDEX, con las reglamentarias medidas de seguridad, fueron retiradas del interior de la vivienda para su destrucción de manera controlada en un lugar adecuado.

Recomendaciones en el supuesto de un hallazgo

Tanto este como otros tipos de munición y/o artefactos o material explosivo NO son objetos de colección. El comercio y/o su tenencia queda terminantemente prohibida.

Ante la aparición de este u otros tipos de munición y/o artefactos o material explosivo, deben abstenerse de desplazar, modificar o manipular los mismos, ya que estas acciones pueden poner en grave peligro al particular y al resto de la población debido a las especiales características de estos hallazgos, ya de por sí inestables.

Nuestra actuación debe limitarse a comunicar su avistamiento y facilitar si es posible su localización exacta a través de las coordenadas geográficas de posicionamiento que facilitan las prestaciones de los teléfonos móviles.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.