Las campanas de la Catedral repican por los afectados por el coronavirus

Vota este artículo

Las Federaciones de Hosteleros y Comerciantes de Burgos, Aranda y Miranda organizaban este homenaje a los pies de la Catedral

Minutos de silencio, repique de campanas y recuerdo a las víctimas del COVID-19. La Plaza de Santa María acogía al medio día un acto en recuerdo a las víctimas del coronvirus. Presentes, todas las instituciones, autoridades civiles y militares, y algunos de los que han estado en primera línea en esta batalla, Policía Nacional, Policía Local, Guardia Civil, Bomberos y Protección Civil así como representantes del HUBU y los Colegios de Médicos y Enfermería. El acto contó con la colaboración de la Archidiócesis de Burgos, la Asociación de Campaneros y la Asociación de Empresarios de Lerma.

El acto contó con dos minutos de silencio y el repique de campanas, el primero recordaba a los profesionales que han estado en primera línea, y el segundo, dedicado a los afectados por el coronavirus, a los que han fallecido y a los que lo han superado, así como a todos los familiares que han tenido que sufrir esta tragedia de una forma tan traumática. A estos repiques, se sumaron las de Santa María en Aranda de Duero y San Nicolás en Miranda. El acto concluía con un cerrado aplauso de los participantes.

El alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, apelaba a la responsabilidad, al uso de la mascarilla, porque «aún no hemos tenido ningún brote, y aunque probablemente tengamos alguno, esperemos que sea controlado» e insistía en que la guerra no está ganada. También agradecía el trabajo de estos colectivos, y en especial a los hosteleros y comerciantes «unos de los que más han sufrido esta pandemia».

Los presidentes de las Federaciones de Empresarios y Comercio, Fernando de la Varga y Consuelo Fontecha, agradecían el trabajo de estos cuerpos, que «nos han permitido continuar y salvar una situación complicada para todos».

Fernando de la Varga señalaba que «se ha ganado la primera batalla, pero la guerra continúa» y mostraba sus dudas en cuanto al futuro porque el turismo «no despega y no sabemos a qué nos enfrentamos» aunque deja claro que «hay que tirar hacia adelante».

Consuelo Fontecha no es más optimista, y el regreso a «esta nueva normalidad nos iba a ayudar a tranquilizarnos, pero la situación está muy complicada».

 

 

 

 

Deja tu comentario

Your email address will not be published.