La 44ª edición del Festival Internacional de Folclore espera «con ilusión y esperanza» al 2021

La 44ª edición del Festival Internacional de Folclore espera «con ilusión y esperanza» al 2021
5 (100%) 32 votes

Regina Peñacoba señala que: «Tras varias ediciones, muchos festivales, decenas de países representados y cientos de grupos, ha habido grupos maravillosos que han dejado un recuerdo indeleble y una huella profunda en el público burgalés»

Este año no ha habido Festival Internacional de Folclore en la ciudad de Burgos. Los bailes y cantos tradicionales de los diferentes países y regiones que venían no han inundado las calles burgalesas con sus sonidos y colores. Debido al coronavirus, la cuadragésima cuarta edición del Festival Internacional de Folclore «Ciudad de Burgos» ha quedado suspendida y aplazada para el próximo año.

A finales del mes de marzo el Comité de Folclore veía ya muy claro que iba a resultar difícil sacarlo adelante, ya que en cualquier caso no podían garantizar la seguridad del público, la de los componentes de los grupos participantes ni la de voluntarios, colaboradores y guías. Además en marzo se cerraban las fronteras, situación que dificultó las cosas, ya que hay grupos que hacen giras muy largas con reservas con mucho tiempo de antelación.

«Creo que tomamos la decisión acertada, y desgraciadamente no nos equivocamos», afirma Regina Peñacoba, Presidenta del Comité de Folclore. «Nos dolió muchísimo, pero sacar en estas fechas actualmente el festival adelante hubiera sido poco menos que imposible».

Esta es la primera vez en la historia del festival que se suspende. El festival se constituyó en el año 1977, creándolo el Grupo de Danzas Burgalesas «Justo del Río». Regina ha aclarado que no se realizará ninguna alternativa este año y es una decisión en la que el Comité está de acuerdo. El festival de Burgos ha llegado a un nivel muy alto, está entre los primeros de Europa y les parece más lógico «rendirse ante la evidencia» y que hay que darse cuenta de que «es fuerza mayor contra la que nadie puede hacer absolutamente nada», así que esperarán al año que viene para celebrar la cuadragésimo cuarta edición y «esperarla con esperanza, con ilusión y que sea todavía mejor si cabe».

Este año iba a contar con un «festival con un plantel magnífico, variado, perfecto y completo». Había representación de América del Norte, con un grupo de Nueva Orleans, en Estados Unidos; representación de América del Sur, con el grupo de Cochabamba, de Bolivia; representación desde África con un grupo nativo de Guinea-Bisáu; el Ballet Nacional de Georgia, «una de las mejores compañías del mundo» y también representación por parte de la Polinesia Francesa de las exóticas Islas Marquesas, detrás de las que se llevaba ya diez años. En el ámbito nacional, la representación hubiera estado a cargo de un grupo de Ronda, Málaga, que iba a traer a la capital burgalesa malagueñas, rondeñas y verdiales, entre otros.

Para el Comité era «un festival impresionante», pero el coronavirus torció las cosas. Les encantaría volver a traer a todos estos grupos el año que viene, pero eso no depende de ellos, ya que, por ejemplo, algunas compañías, como la de Georgia, pueden tener programación cubierta para tres años. Al Comité de Folclore le gustaría volver a juntar a todos estos grupos, lo intentarán, «hay cosas que ya se nos escapan un poco de nuestras manos, pero por nosotros no quedará, lo intentaremos desde luego», matizaba Regina.

Fotografía: Festival Internacional de Folclore «Ciudad de Burgos», Esther Adrián. Ballet Folclórico de la Universidad de Colima, México, 2017.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.