La Catedral de Burgos acoge la primera muestra monográfica sobre el pintor barroco Mateo Cerezo con motivo del VIII Centenario del templo

La Catedral de Burgos acoge la primera muestra monográfica sobre el pintor barroco Mateo Cerezo con motivo del VIII Centenario del templo
5 (100%) 1 vote

26 obras recorren la trayectoria del pintor burgalés con sus creaciones de temática religiosa y de naturaleza muerta

Permanecerá hasta el 2 de noviembre en la sala Valentín Palencia del claustro bajo de la Seo

La Fundación VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021 ha inaugurado esta tarde la exposición ‘Mateo Cerezo el joven (1637-1666): materia y espíritu’, con el patrocinio de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León.  Con motivo del VIII Centenario, y justo en el día que el templo cumple 799 años, es la primera muestra monográfica sobre la figura del genial pintor barroco burgalés que falleció con solo 29 años. Sus comisarios son Ismael Gutiérrez Pastor, profesor de Arte de la Edad Moderna en la Universidad Autónoma de Madrid, y René Payo Hernanz, vicerrector de Cultura de la Universidad de Burgos. Se podrá ver hasta el 2 de noviembre en la sala Valentín Palencia de la Catedral con entrada gratuita.

Exposición Mateo Cerezo

Exposición Mateo Cerezo

La exposición consta de 26 obras, cuatro estampas y 22 lienzos, que proceden de instituciones como el Museo de San Telmo (San Sebastián), los museos de Burgos y Guadalajara, Calcografía Nacional, la catedral de Palencia o la Diputación de Segovia, además de colecciones particulares de Madrid, Barcelona o Murcia. De entre los cuadros, sobresale el lienzo de San Miguel arcángel, que ilustra el cartel de la exposición, y que se muestra por primera vez y restaurado.

La exposición recorre la obra de Mateo Cerezo el joven, desde sus orígenes como pintor y su formación burgalesa, hasta su fama póstuma. Sobresalen los temas devocionales, como la Inmaculada Concepción o la Magdalena penitente, que muestran la rapidez de su evolución y la flexible asimilación de los grandes maestros venecianos y flamencos, así como sus cotizados bodegones.

La exposición irá acompañada de un catálogo, que está llamado a convertirse en una de las publicaciones más interesantes de 2020 sobre pintura española del Barroco. La muestra se podrá ver de lunes a domingo, de 10.30 a 14.00 horas y de 17.00 a 19.30 horas.

A la inauguración han asistido el consejero de Presidencia de la Junta de Castilla y León, Ángel Ibáñez; el viceconsejero de Cultura, Raúl Fernández Sobrino; el subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente; el delegado territorial de la Junta, Roberto Saiz; y el arzobispo y presidente de la Fundación VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021, Fidel Herráez, entre otras autoridades.

Mateo Cerezo el joven (Burgos, 1637 – Madrid, 1666) 

Mateo Cerezo nació en Burgos en 1637 y se formó como pintor con su padre, Mateo Cerezo el viejo. Antes de cumplir los diecisiete años se trasladó a vivir a Madrid y allí completó su formación burgalesa con Juan Carreño de Miranda. En la Corte alcanzó la plena madurez artística y es uno de los representantes más destacados de la escuela madrileña del Barroco.

Tuvo un destacado protagonismo en la creación de nuevos modelos de la Inmaculada Concepción, lo que le distinguió por su originalidad entre los pintores contemporáneos de la escuela de Madrid. También sus bodegones, en su modalidad de rincones de cocina con alimentos y cacharros, fueron muy alabados en su época por sus cualidades estéticas.

En el siglo XVII la fama de un pintor se medía por las obras de su mano visibles en lugares públicos, el aprecio de los grandes coleccionistas, las menciones literarias de viajeros y las estampas que las reproducían. Desde muy temprano, Cerezo el joven lo tuvo. Después de su muerte y en el siglo XVIII sus obras se copiaron y se grabaron. Llegaron así a los virreinatos americanos y a Europa, lo que contribuyó a su fama como uno de los grandes pintores de la escuela española del Barroco.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.