Belorado se convierte en el primer pueblo burgalés del «Proyecto Arraigo»

Belorado se convierte en el primer pueblo burgalés del «Proyecto Arraigo»
5 (100%) 3 votes

El propósito de este plan es apoyar y gestionar a personas que quieran realizar un cambio de vida al mundo rural para resolver los problemas de la despoblación

El Ayuntamiento de Belorado ha presentado el Proyecto Arraigo, que tiene como objetivo gestionar y apoyar a familias y personas que quieran realizar un cambio de vida al mundo rural, ya sea en primera o segunda residencia. Al alcalde de Belorado, Álvaro Eguíluz, le ha acompañado el Vicepresidente de la Diputación, Lorenzo Rodríguez y Enrique Martínez Pomar, Director del Proyecto.

Martínez Pomar ha explicado que el Proyecto Arraigo arrancó en 2016 en Soria, y que a partir de ahí han estado trabajando en Soria, Madrid y Aragón, añadiendo que varias comarcas están estableciendo contacto para poder empezarlo en sus municipios. Ha asegurado que el COVID-19 «ha significado una oportunidad única para que nuestro medio rural gane población y actividad y gane sobretodo, nuevos vecinos». Desde que comenzó la situación del COVID-19 en España, ha aumentado el número de personas que están interesadas a cambiarse al medio rural, en torno a un 25-30%, algo que significa «que las aglomeraciones de la ciudad están dando cuenta de que queremos un ambiente diferente».

Para Eguíluz se trata de uno de los proyectos más interesantes en Belorado actualmente, ya que la despoblación, a parte del COVID-19, uno de los principales problemas de las zonas rurales. Este municipio ha perdido 400 habitantes en los últimos 10 años, pasando de 2.200 a 1.800 en la actualidad. «Si seguimos con esta tendencia es posible que dentro de una década muchos de los servicios que prestamos no los podamos prestar porque no tengamos disponibilidad económica o porque no tengamos habitantes suficientes para ello», explicaba.

La base fundamental de este proyecto es conocer a la gente que quiere ir al mundo rural, y en la actualidad cuentan con más de 3.000 familias interesadas. El teletrabajo es para este proyecto también un factor importante para las personas que quieren vincularse al mundo rural. En cuanto a los resultados vigentes, en Madrid este proyecto opera con 14 pueblos de menos de 200 habitantes la mayoría de ellos que han crecido en torno a un 10-15%. En 2019 en Soria se empadronaron 107 personas y la población creció en 123 personas. Martínez Pomar explicaba que quien verdaderamente trabaja en la despoblación es el municipio, con su ayuntamiento, el grupo de acogida, los dueños de las casas, las empresas de la zona, los servicios sociales del pueblo y la metodología de este proyecto.

«En Belorado consideramos que la despoblación hay que atacarla a largo y corto plazo», afirmaba Eguíluz. Entiende que la despoblación no es un problema exclusivo de falta de oportunidades laborales, sino más bien cultural. Se ha puesto como ejemplo a sí mismo, ya que en su época de estudiante «se le machacó» que «el éxito profesional y personal está fuera de los pueblos», premisa que ha asegurado que hay que cambiar, ya que considera que se le debe de decir a los jóvenes que los pueblos tienen actualmente oportunidades y medios para el éxito. A corto plazo también es un problema ya que se pierde población rural todos los días y «es necesario atraer gente», punto de partida donde entra el Proyecto Arraigo.

Con esta iniciativa Belorado espera poder acoger entre unos 30-40 nuevos vecinos al año. Lorenzo Rodríguez ha recordado que es imprescindible que las administraciones doten de facilidades como el teletrabajo y que la Diputación tiene como compromiso que todos los municipios de la provincia gocen de banda ancha en los próximos tres años.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.