La campaña de excavación en el yacimiento de Prado Vargas descubre más de 3.000 restos de época neandertal

La campaña de excavación en el yacimiento de Prado Vargas descubre más de 3.000 restos de época neandertal
5 (100%) 6 votes

La ampliación de la excavación en 40 metros cuadrados en el yacimiento, situado en el BIC y Monumento Natural de Ojo Guareña, aporta nuevos datos sobre las actividades que los neandertales realizaron en esta cueva al norte de la provincia 

El pasado lunes finalizó la quinta campaña de excavación en la cueva Prado Vargas (Cornejo, Merindad de Sotoscueva). Desde el pasado 1 de agosto un equipo de diez investigadores y estudiantes de la Universidad de Burgos, el Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana (CENIEH), el Museo de la Evolución Humana y la Universidad de Sevilla han trabajado en el nivel 4 de este yacimiento de hace 46.000 años.

Restos Prado Vargas

Hueso con marcas de corte localizado en la cueva

En los más de 80 metros cuadrados del este nivel este año se han recuperado más de tres mil restos, siendo esta la campaña que más rica desde el inicio del proyecto en el año 2016.

Entre los huesos y dientes recuperados se han identificado principalmente restos de ciervo  y caballo, junto a otras especies como el rebeco, corzo, oso, bisonte, león y jabalí, entre otros. Los huesos aparecen muy fragmentados destacando la presencia de huesos largos como húmeros, metatarsos y tibias, los cuales presentan numerosas marcas de corte. Esta fragmentación y selección anatómica nos indica que los grupos neandertales transportaron al interior de la cavidad las extremidades de los animales que cazaron para aprovechar su carne y fracturar las cañas de los huesos largos para poder obtener y consumir su médula.

Una de las singularidades de este yacimiento es que los neandertales que ocuparon esta cavidad seleccionan alguno de estos fragmentos para utilizarlos como retocadores. Estos instrumentos de hueso servían para golpear las lascas de piedra con el objetivo de modificar sus filos y configurar diferentes tipos de herramientas. Durante esta campaña se han descubierto una docena de estos nuevos retocadores cuyo estudio aportará una valiosa información sobre esta práctica cultural.

Junto a los fósiles de animales también se han descubierto más de un millar  de herramientas de piedra entre las que destacan varias raederas, denticulados y perforadores. La mayoría fueron fabricadas a partir de nódulos de sílex localizados en las inmediaciones de la cavidad. Sin embargo, también se han documentado una docena de herramientas de cuarcita cuya procedencia es algo más lejana, que demuestra que una vez los neandertales se asentaron hace 46.000 años en Prado Vargas desarrollaron un control territorial que les permitió gestionar todos los recursos existentes en un área superior a los trescientos kilómetros cuadrados.

Restos Prado Vargas3

Denticulado de sílex en la Cueva de Prado Vargas

Desde 2016 un equipo codirigido por Marta Navazo Ruiz (Universidad de Burgos), Rodrigo Alonso Alcalde (Museo de la Evolución Humana) y  Alfonso Benito Calvo (Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana) retomaron las excavaciones ampliando año tras año la superficie de excavación. Los más de tres mil restos recuperados este año se suman a los miles de las campañas anteriores lo que está permitiendo llevar a cabo en la actualidad tres tesis doctorales sobre este yacimiento por parte de los doctorandos de la Universidad de Burgos: Pedro Alonso, Hector de la Fuente y Claudia Santamaría.

Las excavaciones e investigaciones en Cueva Prado Vargas han sido financiadas por la Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León y la Fundación Palarq. Además, un año más has contado con la colaboración del Ayuntamiento de la Merindad de Sotoscueva, la Junta Vecinal de Cornejo, las asociaciones Escuela de Cornejo y Nabo-Qui de Quisicedo y las empresas Galletas Flor Burgalesa y Grupo Mahou – San Miguel.

Cueva Prado Vargas 2

Deja tu comentario

Your email address will not be published.