Daniel de la Rosa: “Un Gobierno local de coalición con Cs sería positivo y beneficioso para la ciudad pero no es imprescindible”

Daniel de la Rosa: “Un Gobierno local de coalición con Cs sería positivo y beneficioso para la ciudad pero no es imprescindible”
Vota este artículo

Tras un verano atípico marcado por la pandemia derivada de la covid-19, el alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, inicia el nuevo curso político con “incertidumbre y preocupación” respecto a la situación sanitaria, pero “con la experiencia de meses atrás”.  Consciente de que a su Gobierno se le “ha tachado de demasiado prudente en muchas ocasiones”, entiende que la situación “no permite relajar nuestro comportamiento aunque sí es cierto que debemos actuar sin alarmismos”. Apuesta en la gestión de la crisis sanitaria porque “el Gobierno de España coordine y tutele a las Comunidades autónomas, pero estas deben poder actuar en sus territorios y es lo que está ofreciendo el Gobierno de Sánchez”.

A nivel local, los socialistas se encuentran inmersos en conversaciones con la formación naranja con el objetivo de dar luz a un gobierno de coalición. Para De la Rosa, contar con un gobierno de coalición “sería positivo y beneficioso para la ciudad, pero no imprescindible”. Y es que tiene claro que “el acuerdo debe ser beneficioso y equitativo para ambas formaciones”. Para el primer edil “el peso del Gobierno local debe ser socialista” porque así lo han decidido los burgaleses en la urnas.

P.- Inicio de curso político tras un verano sin apenas parón como consecuencia de la.covid-19. ¿Cómo afronta este nuevo año?

R.- Con mucha incertidumbre, preocupación pero con la experiencia que nos han  proporcionado estos últimos meses. A nadie se le escapa que es triste arrancar septiembre gestionando rebrotes de la covid-19, que sigue entre nosotros de forma importante. Por la experiencia también es verdad que si logramos continuar con las medidas sanitarias y complementarlas como ya hicimos en el mes de marzo y abril, lograremos doblegar la pandemia aunque ya asumimos que es un virus con el que tendremos que convivir durante años. Esperamos que las vacunas lleguen lo antes posible y que eso nos deje un escenario más favorable y distinto a la complicada situación actual.

En estas semanas estamos afrontando nuevos rebrotes y Burgos está a la cabeza de positivos y brotes de la Comunidad. ¿le preocupa la situación?

R.- La ciudad y la provincia se están comportando de forma similar a los meses de marzo y abril. Hemos liderado datos del mes de agosto de brotes y PCRs positivos pero se puede según los últimos datos esas cifras se han empezado a estabilizar y son otras las provincias las que están disparadas. Esto creo que se debe a  que tenemos una situación geográfica envidiable para lo bueno y para lo malo y es que el tránsito de personas que tenemos a nuestro alrededor es enorme y eso ha provocado más posibilidades de contagio en verano. Sé que a veces se nos ha tachado de demasiado prudentes pero no podemos relajar nuestro comportamiento aunque sí es cierto que debemos actuar sin alarmismos. La sociedad burgalesa se ha puesto las pilas y eso ha permitido estar conteniendo el virus y ojalá comencemos de nuevo a doblegar al virus.

Hace unos días emitía un nuevo bando con prohibiciones y recomendaciones. Ahora el Gobierno de Sánchez ha ofrecido a las comunidades la posibilidad de declarar el estado de alarma. ¿Considera que es una buena medida?

R.- Creo que sí lo es. Viendo lo que iba a pasar y hablando de ello en los diferentes grupos de trabajo que tenemos en marcha a todos los niveles éramos conscientes de la necesidad de recomendar reuniones de menos de diez personas de nuevo y la Junta de Castilla y León hacía suya esta recomendación de nuevo. Cuando Igea propuso el planteamiento de que las comunidades contaran con una herramienta como  el estado de alarma para prevenir posibles situaciones complicadas me pareció una buena reflexión y petición. Y con la confirmación del Gobierno de que es una herramienta que se puede utilizar más aún. Llama la atención que ahora partidos como PP y Vox, que en los meses de marzo y abril pedían a Sánchez descentralizar competencias, ahora dicen que la responsabilidad debe ser del Ejecutivo central. En mi opinión hay que trabajar de forma coordinada. El Gobierno de España puede coordinar y tutelar a las Comunidades autónomas, pero estas deberían poder actuar en sus territorios y es lo que está ofreciendo el Gobierno de Sánchez.

¿Echa de menos como dirigente político una mayor uniformidad en áreas como la sanidad, la educación o los servicios sociales para gestionar la pandemia?

R.- El Gobierno central ofrece esa uniformidad. Debe posibilitar herramientas que jurídicamente sean viables para que las Comunidades puedan decidir medidas que puedan, llegado el caso, mejorar la situación en diferentes ámbitos. En ningún caso el Ejecutivo está obviando su papel de tutela y coordinación pero son las Comunidades las que tienen que gestionar algunas cuestiones. Bien es cierto que ha habido acuerdo de todas ellas en algunos campos como a nivel educativo. No podemos olvidar que la unidad de acción contra la pandemia es fundamental, también en clave autonómica y en clave nacional. Afortunadamente en nuestra Comunidad hay un buen clima de colaboración y de trabajo.

P.- Apasionado por la política municipal, su sueño de joven era ser alcalde de su ciudad. Quién le iba a decir que le esperaba un reto como este con menos de seis meses en el cargo.

R.- Para mí fue cumplir un sueño y si bien nadie elegiría serlo en estas circunstancias hay que estar a la altura. Una de las cosas que más me ha llenado estos meses y que más agradezco es la buena valoración en general que están haciendo mis vecinos de cómo hemos gestionado la pandemia en clave municipal. En los momentos complicados y difíciles es donde uno agradece que la gente vea que estás al pie del cañón, que te has preocupado y te preocupas por su bienestar y seguridad. Todas las medidas, aún con lo errores que hemos podido tener, tenían y tienen como objetivo salvaguardar la salud de nuestros vecinos.

P.- Una de las cuestiones más controvertidas del verano está siendo la cesión del remanente del Ayuntamiento burgalés a raíz del acuerdo alcanzado entre Sánchez y la FEMP. Es usted partidario del préstamo. ¿Por qué?

R.- Es un buen acuerdo para algunos ayuntamientos, pero no satisface a otros tantos, en concreto a aquellos que no tienen remanente. Evidentemente el Real Decreto podría ser mejorable en cuestión de lo que ofrece pero debemos recordar que si se convalida permitirá que ayuntamientos como el nuestro puedan usar los remanentes, que actualmente no se pueden utilizar por la Ley Montoro, porque no podemos superar aún más la regla de gasto. Si con este decreto no se tiene en cuenta la regla de gasto, a nosotros ‘nos dan la vida’. No olvidemos además que se trata de un préstamo del remanente, una cantidad que se nos va a devolver en un máximo de 15 años, que a buen seguro se quedarán en 10. Ahora hay formaciones que se oponen a este decreto y creo que es porque es Sánchez. No se da dinero a Sánchez se presta dinero al Estado.

Daniel de la Rosa presidiendo el Pleno Municipal

Daniel de la Rosa presidiendo el Pleno Municipal

P.- En su momento aseguró que es clave mantener un acuerdo con la mayoría de la corporación municipal para llevar a cabo esta operación. ¿Qué queda de eso?

R.- Desde que hace unos meses comenzamos a tener cierta confluencia en algunos temas de ciudad con Ciudadanos y eso nos ha posibilitado una mayoría que nos ha permitido dar luz verde a diferentes acciones. Pero ese entendimiento no se da solo entre estas dos formaciones. El presupuesto por ejemplo también contó con el apoyo de Podemos. Ahora bien, en cuestiones tan importantes como es hacer frente a una pandemia, queremos garantizar la unanimidad de acción de toda la
Corporación municipal. Todas las medidas lanzadas hasta ahora han salido por unanimidad, sin fisura alguna.

P.- ¿Buscará su formación un gobierno de coalición con Cs durante las próximas semanas? ¿Cree que les beneficiará políticamente? ¿Y a nivel de ciudad?

R.- Desde el inicio del mandato tendí la mano a Cs para crear un Gobierno de coalición equitativo y acorde a los resultados que cada grupo habíamos obtenido en las elecciones municipales para dar seguridad y estabilidad a la institución. Ahora son ellos quienes valoran la opción positivamente y quienes nos han trasladado la posibilidad de llegar a un acuerdo. Yo soy optimista pero no nos vamos a precipitar para llegar a posibles acuerdos. Si se produce, perfecto. Pero ambas formaciones debemos estar satisfechas con el acuerdo y seguros de lo que estamos haciendo. No tenemos ninguna prisa, por el momento en septiembre retomaremos las negociaciones. Si no llegamos a un acuerdo, seguiremos esperando encontrar el apoyo de Cs en determinados puntos que sean positivos para nuestra ciudad. Tener un socio posibilitará que haya un Gobierno de ciudad y eso nos facilitaría la acción de Gobierno aunque entendemos que puede haber desencuentros como es lógico y normal. Es positivo y beneficioso para la ciudad, pero no imprescindible.

P.- ¿Se marcan alguna línea roja?

R.- Sí, no pondremos cruces a ningún área pero el acuerdo debe ser justo. Cs tiene cinco concejales y PSOE, once. Eso no se nos debe olvidar. Entendemos que el peso del Gobierno local debe ser socialista.

P.- Es evidente la caída de ingresos en el Ayuntamiento de Burgos. ¿Algunas de las inversiones claves se quedarán por el camino?

R.- No, afortunadamente contamos con un nuevo presupuesto para este año tras tres años de prórrogas. Sí es cierto que la situación nos da cierta incertidumbre y por eso debemos saber qué transferencias nacionales vamos a recibir del presupuesto de ingresos. La Tesorera ya avisó en mayo de esa caída de ingresos de 5.6 millones y podemos sospechar que esas transferencias caerán si nos están pidiendo que colaboremos con nuestros remanentes. Esa es la clave para trabajar con unos gastos realistas y para eso hay que esperar, seguramente a los meses de octubre o noviembre.

P.- Algunas empresas ya están empezando a alertar de un septiembre más que complicado y otros sectores como la hostelería ya hablan de una situación irreparable para muchos negocios. Industria y hostelería son dos sectores clave para el empleo burgalés.

R.- Como Ayuntamiento nos preocupa especialmente la industria porque es el principal elemento de riqueza de la capital burgalesa. El peso en el PIB de la industria está en el 22% en nuestra ciudad, es el sector que nos da estabilidad económica y riqueza, pero está claro que no podemos olvidarnos del sector servicios. A nivel industrial podemos intentar valorar modificaciones en las ordenanzas como reducciones en impuestos como el IBI o el IAE, pero el grueso de la ayuda no la podemos ofrecer desde los ayuntamientos sino que debe llegar desde la Junta de Castilla y León y desde el Gobierno central.
Nosotros podemos llegar a lo más próximos como son el comercio o la hostelería. Precisamente este último sector está siendo tremendamente estigmatizado cuando sus empresarios son los primeros interesados en cumplir con todas las medidas de higiene y seguridad. La mayoría de los contagios se están produciendo en el ámbito familiar y de amistades, no en los bares. Hemos puesto en marcha medidas como la exención del pago del impuesto de terrazas y permitido ampliar su espacio, y ayudas directas para el sector como la ayuda al alquiler. No sé qué más podemos hacer a nivel local, además de proporcionarles nuestro apoyo moral.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.