La Guardia Civil destruye una granada de mano de la Guerra Civil

La Guardia Civil destruye una granada de mano de la Guerra Civil
Vota este artículo

La granada se encontraba dispuesta para su explosión y carecía de elementos de seguridad

Su destrucción se llevó a cabo en el lugar del hallazgo por lo que fue necesario proteger un haya (Facus sylvatica) centenaria para evitar daños

Efectivos del Equipo de Desactivación de Explosivos (EDEX) de la 12ª Zona de la Guardia Civil con sede en Burgos procedieron días atrás a la destrucción de una granada de mano defensiva polaca Obromny WZ33, en un paraje del Valle de Mena.

Una persona comunicaba a la Guardia Civil el hallazgo casual de lo que parecía ser una granada de mano, localizada cuando practicaba senderismo por las estribaciones del Monte Ordunte en el Valle de Mena.

Trasladados los especialistas al lugar reseñado comprobaron la veracidad de los hechos y verificaron la munición que, además de presentar un avanzado estado de deterioro, a simple vista se podía percibir que carecía de los elementos de seguridad propios encontrándose dispuesta para su explosión, ya que en su día había sido lanzada para su uso.

Esta circunstancia, sumada a la peligrosidad e inestabilidad propia que presenta ya de por sí de este tipo de municiones, aconsejaba no mover ni trasladar la granada a un lugar seguro y habilitado para su destrucción, por lo que se decidió inutilizarla en el lugar. Al encontrarse en pleno bosque y próxima a un haya (Facus sylvatica) posiblemente centenaria, se protegió el frondoso ejemplar, apantallándolo y preservándolo para que no quedara afectado por la deflagración y las esquirlas, lo que se consiguió exitosamente.

Recomendaciones en el supuesto de un hallazgo

Tanto este como otros tipos de munición y/o artefactos o material explosivo NO son objetos de colección. El comercio y/o su tenencia queda terminantemente prohibida.

Desde la Guardia Civil se recuerda que, ante la aparición de este u otros tipos de munición y/o artefactos o material explosivo, deben abstenerse de desplazar, modificar o manipular los mismos, ya que estas acciones pueden poner en grave peligro al particular y al resto de la población debido a las especiales características de estos hallazgos, ya de por sí inestables.

Al mantener activa su carga explosiva, nuestra actuación debe limitarse a comunicar su avistamiento y facilitar si es posible su localización exacta a través de las coordenadas geográficas de posicionamiento.

La Guardia Civil remarca la colaboración ciudadana y pone a su disposición el número de teléfono 062 o si lo prefiere también el servicio de alertas app Alertcops; cualquier información que desee facilitar o colaboración en el ámbito de la seguridad ciudadana, vial o medio ambiental es tratada de manera discreta y anónima.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.