El Ayuntamiento de Burgos pone en marcha la tarjeta única ciudadana

El Ayuntamiento de Burgos pone en marcha la tarjeta única ciudadana
5 (100%) 4 votes

La implantación de esta tarjeta única tendrá un coste de 17.545€ con un plazo de 10 semanas para su ejecución a partir de la notificación de la adjudicación con el objetivo de mejorar la relación entre la Administración local y los burgaleses

El concejal de Modernización Administrativa y Transparencia, Miguel Balbás, ha presentado esta mañana la puesta en funcionamiento del proyecto de la tarjeta única ciudadana. Balbás ha recordado que la creación de esta tarjeta fue una propuesta del Grupo Municipal de Ciudadanos en noviembre de 2019 con el objetivo de mejorar la relación entre la Administración local y los ciudadanos mediante «un recurso transversal, fiable y seguro como es esta tarjeta única ciudadana».

El edil ha recalcado que esta acción cobra mucha más importancia en el momento actual de pandemia: «Ahora es cuando nos damos cuenta de verdad de la importancia que tiene poder realizar los trámites de manera electrónica». «Esto es algo que desde Ciudadanos cuando estábamos en la oposición y ahora que estamos en el Gobierno vamos a impulsar siempre de manera contundente, ya sea con esta tarjeta ciudadana o co la próxima implantación de la Administración electrónica», matizaba.

La empresa consultora tendrá un trabajo dividido en tres etapas. La primera de ellas será un análisis técnico y funcional de los servicios que se integren en dicha tarjeta, con el fin de estudiar los procesos, posibilidades o los perfiles de los usuarios que tendrá cada uno de los servicios. Balbás ha explicado que lo que se va a hacer ahora es estudiar hasta 18 servicios que gestiona el Ayuntamiento de Burgos para decidir cuáles entrarán en esta tarjeta.

En principio se ha establecido que será necesario estudiar al menos los siguientes servicios: transporte público, préstamo de bicicletas, instalaciones deportivas, centros cívicos, centros de mayores, bibliotecas, acceso a zonas peatonales, ORA, taxis, aparcamientos públicos, concesionales y privados; servicios de Administración electrónica, pago de tasas, apertura de contenedores de materia orgánica, entrada e identificación en los puntos limpios, puntos de recarga eléctricos, en el ámbito de cultura la entrada a museos, congresos, etc; en el área de turismo la tarjeta turística y comercio.

La segunda etapa consistirá en el análisis de las diferentes tarjetas y tecnologías existentes y su posible adaptación al Ayuntamiento en función de criterios económicos y técnicos. Esta etapa será un estudio que realizará la propia consultora y que dará un resultado, que es la tercera y última etapa, en la que se presentarán diversas soluciones.

Una vez que vez que una de ellas sea elegida por el Ayuntamiento, la consultora deberá preparar el pliego de prescripciones técnicas que abarque todas las fases de implantación de la tarjeta única ciudadana. A partir de este pliego el Ayuntamiento irá implantando año a año la tarjeta única ciudadana utilizando diferentes fases. A finales de este mes de noviembre se conocerá y empezará a trabajar de manera efectiva con la empresa consultora que diseñará la hoja de ruta para su implantación en torno a dos años para poder implantar todos los servicios que se quieren estudiar.

«Esperamos poder facilitarle la vida a los ciudadanos con esta herramienta y que con este tipo de medidas y la futura Administración electrónica podamos hacer entrar al Ayuntamiento en el siglo XXI de manera más efectiva», finalizaba.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.