Cruz Roja atiende anualmente a más de 24.000 mujeres víctimas de violencia de género

Cruz Roja atiende anualmente a más de 24.000 mujeres víctimas de violencia de género
5 (100%) 3 votes

La convivencia obligatoria que ha supuesto para las familias el confinamiento por el COVID-19 puede aumentar el riesgo de sufrir agresiones en el caso de las mujeres víctimas de violencia de género, y de sus hijos e hijas

La labor de Cruz Roja para apoyar y acompañar a las mujeres víctimas y supervivientes de la violencia de género se realiza de una forma integral y transversal desde diferentes áreas de conocimiento de la Organización, principalmente desde las de Inclusión Social, Empleo y Educación. Desde que comenzara la pandemia, que ha afectado a la intervención en este ámbito al reducir la relación presencial, optimizando por ellos las acciones digitales, Cruz Roja ha garantizado en todo momento, por su consideración de servicio esencial, la atención continuada a las mujeres víctimas de la violencia de género desde todos sus programas y proyectos de intervención. Las mujeres víctimas de violencia de género atendidas por Cruz Roja han sufrido distintas formas de violencia y en elevadas cotas: el 88,7% ha sufrido violencia física, el 61,7% violencia sexual, el 96,7% violencia psicológica y el 70% control de la economía doméstica.

Desde que comenzara la pandemia, Cruz Roja ha garantizado en todo momento, por su consideración de servicio esencial, la atención continuada a las mujeres víctimas de la violencia de género desde todos sus programas y proyectos de intervención. La convivencia obligatoria que ha supuesto para las familias el confinamiento por el COVID-19 ha incrementado el riesgo de sufrir agresiones en el caso de las mujeres víctimas de violencia de género, así como de sus hijos e hijas, que se vieron obligadas a compartir constantemente el espacio del hogar con sus agresores, haciendo más difícil la salida de este tipo de relaciones violentas y aumentando la capacidad de ejercer control por parte del maltratador.

Cruz Roja en Castilla y León

En nuestra Comunidad, Cruz Roja gestiona desde el año 1999 la Red de Centros de Emergencia para mujeres Víctimas de Violencia de Género. Veinte años de trabajo continuado, tanto con las mujeres víctimas como con las personas dependientes a su cargo. Hasta el 30 de octubre de 2020 han ingresado en la Red de Centros 262 personas: 153 mujeres y 109 personas dependientes, 104 de ellas hijos e hijas menores de edad.

Por otra parte, El Servicio de Orientación y Acompañamiento Jurídico – Social persigue dar respuesta a la problemática específica presentada por las víctimas de violencia de género, con el objetivo prioritario de facilitar información y orientación jurídica y social, a las mujeres víctimas de violencia de género en materia civil, penal, administrativa, laboral, tributaria o cualquier otra materia que guarde relación con su situación de violencia de género así como prestar apoyo y acompañamiento a las mujeres en la toma de decisiones facilitando su salida del circuito de la violencia. Hasta el momento, 134 mujeres han accedido a este servicio en lo que va de año.

En el trabajo para la recuperación de las mujeres, el fortalecimiento de sus capacidades y su empoderamiento se desarrolla en las nueve provincias de nuestra comunidad el proyecto de Atención Integral a Mujeres Víctimas de Violencia de Género para su empoderamiento, plena autonomía e integración en la sociedad, financiado mediante subvención a entidades del Tercer Sector con cargo a la Asignación Tributaria del IRPF.

Cruz Roja presta también, con carácter estatal, el Servicio Telefónico de Atención y Protección para víctimas de Violencia de Género (ATENPRO) desde 2005. Su titularidad corresponde al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y está gestionado por la Federación Española de Municipios y Provincias. Este proyecto en Castilla y León ha atendido en lo que va de año a 491 mujeres.

«#NoTodasLasFormulasValen: el amor construye, no destruye» es el lema de la nueva campaña de Cruz Roja Juventud para sensibilizar y prevenir sobre las relaciones de desigualdad que están en la base de la violencia de género, por ejemplo, aprendiendo a diferenciar entre relaciones sanas y tóxicas.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.