La hostelería burgalesa vuelve a reclamar ayudas directas inmediatas

La hostelería burgalesa vuelve a reclamar ayudas directas inmediatas
5 (100%) 2 votes

Los hosteleros burgaleses, empresarios y trabajadores, vuelven a concentrarse por tercera vez delante de la Delegación Territorial de Burgos de la Junta aprovechando la reunión del presidente Alfonso Fernández Mañueco con Antonio Garamendi, presidente de la CEOE

La hostelería burgalesa ha vuelto a concentrarse esta mañana frente a la Delegación Territorial de Burgos de la Junta de Castilla y León con ocasión de la vista a Burgos del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.

La protesta ha estado promovida por Unión Burgalesa de Hosteleros y apoyada por la Federación Provincial de Hostelería, donde también ha participado también la Asociación de Sumilleres de Burgos (ASBU).

Lectura del manifiesto de la hostelería burgalesa

Lectura del manifiesto de la hostelería burgalesa

La hostelería ha vuelto a incidir, junto con la reivindicación del derecho a trabajar, en la inexistencia de ayudas reales y de un plan económico de apoyo al sector, tal y como si se ha aplicado en otros países. Los hosteleros denuncian que «cada día que pasa, se incrementa el número de empresas de hostelería que cierran irreversiblemente y con ello el crecimiento del desempleo», por ello han manifestado que es necesario «hacer llegar de manera directa a la hostelería las ayudas económicas de las que se habla mucho, pero que finalmente son ‘brindis al sol'».

Los hosteleros burgaleses han exigido que las ayudas que prometió la Junta de Castilla y León «lleguen ya ,de manera suficiente y continuada, sin cortapisas ni exigencia de complicados y laboriosos, e incluso con la imposición de requisitos que en muchos casos son imposibles de cumplir tras casi un año cerrados».

También han manifestado su mayor indignación y repulsa por la actuación del Gobierno central y regional en relación con las modificaciones del estado de alarma, «ya que lo único para lo que sirven es para ahondar en la herida de los daños que padecemos», incidían.

Los hosteleros han reclamado al presidente del Gobierno, al presidente de la Junta de Castilla y León y al alcalde de Burgos que no solo les mata la enfermedad: «Nos mata su burocracia asesina y su lentitud en la toma de decisiones que evidencias que únicamente parece preocuparles es defender sus escaños, alcaldías y concejalías, en lugar de lograr la supervivencia de nuestras empresas y de los puestos de trabajo que ellas generan».

Han alzado su voz y han exigido que se hagan llegar las ayudas prometidas «mañana mismo» para que sus establecimientos puedan sobrevivir y que se suspenda la exigencia de pago de cualquiera tipo de obligación tributaria. Además han exigido al presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco; al vicepresidente de la misma, Francisco Igea; a la consejera de Sanidad, Verónica Casado; y al alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, que es «absolutamente y necesario que no pase un día más sin que lleguen las comprometidas ayudas, que acaben con las mentiras y compromisos incumplidos y garanticen la supervivencia a la hostelería burgalesa».

Fotografías: Beatriz Plaza.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.