José Antonio del Olmo:»La Guardia Civil me informa de que hay gente que no hace caso de las medidas de confinamiento»

Vota este artículo

El alcalde de Melgar de Fernamental cree que el día 25 de julio, festividad de Santiago, día del pregón, la proclamación de reinas y el Concejo Abierto, habría que realizarlo «a puerta cerrada, por seguir la tradición y que no haya un año que no se celebre, pero con un público muy reducido y siempre primando la seguridad de las personas «.

José Antonio del Olmo

José Antonio del Olmo

Desgraciadamente en Melgar ha habido un fallecimiento por causa del coronavirus, que se produjo en el HUBU y hay otra persona ingresada, pero que parece que evoluciona favorablemente. El resto de los posibles casos y que pueden presentar síntomas, están confinados en sus casas, y en la residencia de mayores no se ha registrado ningún caso.

José Antonio del Olmo, alcalde de Melgar de Fernamental, se queja de que hay gente que no hace caso de las medidas de confinamiento, algo que le ha trasladado la Guardia Civil, aunque espera que cuando lleguen las primeras multas y se vea que esto va en serio, la cosa cambie. Del Olmo reconoce también el trabajo de la Guardia Civil que cada día patrulla por la localidad y por toda la comarca. También están los que van al Centro de Salud a por recetas, donde les indican que no pueden estar allí, porque no viven en Melgar, aunque tengan una casa en la localidad, pero estos casos son pocos.

Las medidas de protección se cumplen cada vez más, aunque siempre hay excepciones, pero la mayoría de la gente, lo cumple sin problema. A la hora de las compras, Melgar está abastecido, aunque al principio del confinamiento hubo cierta «psicosis» por no saber lo que iba a ocurrir sobre todo en alimentos y productos de primera necesidad, pero todo se normalizó, y se puede comprar sin problemas.

Los vecinos de Melgar son solidarios, y ha habido vecinos que se han ofrecido para ayudar o llevar la compra a todos aquellos que lo necesiten, aunque no ha sido necesario, ya que la gente mayor que no puede o no debe salir, tiene a hijos, familiares o vecinos que les facilitan esas tareas. A esto se suman los trabajadores del CEAS o empresas de apoyo que les hacen la compra o les atienden en sus necesidades. Desde el Ayuntamiento se les ha facilitado un teléfono para lo que necesiten, e incluso tienen a su disposición el teléfono personal del propio alcalde, que está pendiente de sus vecinos y que llama a muchos de ellos para ver cómo están.

Desinfección de calles en Melgar de Fernamental

Desinfección de calles en Melgar de Fernamental

El Ayuntamiento han fumigado calles, contenedores, las puertas del Centro de Salud o la farmacia, a lo que se suma las desinfecciones realizadas por la Mancomunidad Odra-Pisuerga o la Junta de Castilla y León. Todos los martes el Ayuntamiento realiza desinfecciones, aunque con las previsiones de lluvia, quizás cambien los planes, porque la lluvia arrastra los productos desinfectantes. Las desinfecciones se hacen con dos tractores de agricultores y el Ayuntamiento va con el camión de Bomberos las zonas a las que los tractores no pueden llegar o los contenedores.

El Centro de Salud de Melgar da servicio a unos 30 pueblos, por lo que la actividad de estos días es frenética. El Ayuntamiento está en contacto con su directora, Mónica Chicote, y se ha ofrecido para todo aquello en lo que puedan colaborar, como la instalación de plásticos en la zona de recepción del Centro de Salud para evitar que los posibles pacientes de coronavirus tuvieran contacto con el resto de pacientes «así como con todo aquello que desde el Ayuntamiento se pueda colaborar y nos pidan», puntualiza el alcalde.

Como alcalde que piensa en sus vecinos, José Antonio del Olmo sí que ha pensado de forma particular en algunas iniciativas para la ayuda a empresas y autónomos, pero son cosas que  se deben consensuar con el resto de la corporación. Además de los particulares, hay algunas instalaciones municipales que se sacaron a concurso en su día, como el Albergue juvenil, el barco de Carrecalzada,  o las instalaciones de pesca Pisórica, sobre los que habrá que ver cómo se pueden articular ayudas, «siempre dentro de lo que nos permita la ley». El Ayuntamiento permanece cerrado al público, al igual que el resto de instalaciones municipales, aunque se puede contactar para todos aquellos que necesiten algún trámite o información por teléfono.

Melgar ha sido una de las localidades que ha sufrido anulaciones importantes de eventos, el primero, la Feria de San José, que cada año congrega a miles de vecinos y visitantes en la localidad. El próximo día 25 de abril es San Marcos, fiesta que se celebra en la ermita de la Virgen de Zorita y en la que los melgarenses llevan rosquillos y meriendan en la ermita, y el 18 de mayo, festividad de la Virgen de Zorita, también queda suspendida. Otro evento que se «cae» es la concentración motera del 30 de mayo, y el 20 de junio la concentración de Jóvenes por la provincia, que cada año organiza el IDJ en una localidad. Este año era Melgar la anfitriona, aunque probablemente también se suspenda.

En cuanto a las fiestas de Melgar, el día 25 de julio, festividad de Santiago, día de pregón, proclamación de reinas y Concejo Abierto, José del Olmo cree que habrá que realizarlo «a puerta cerrada, por seguir la tradición y que no haya un año que no se celebre, pero con un público muy reducido, pero no se sabe aún cómo se hará», eso sí, Del Olmo tiene claro que siempre primando la seguridad de las personas.

José Antonio del Olmo espera que sea el propio Gobierno de España el que dicte unas directrices para este tipo de actos festivos por el posible riesgo de contagios en estos eventos en los que la concentración de gente es habitual y no tener que «volver a empezar, porque esto es una cosa muy seria».

A los vecinos, les agradece su buena voluntad y que se queden en casa «que es lo que tenemos que hacer todos». Además, les da la enhorabuena por lo buenos vecinos que son y a los que se saltan el confinamiento «darles un tirón de orejas».

Deja tu comentario

Your email address will not be published.