El Desenclavo de la Cruz centra los actos de la mañana de Viernes Santo

El Desenclavo de la Cruz centra los actos de la mañana de Viernes Santo
Vota este artículo

El acto del Desenclavo y Descendimiento se realizaba en el interior de la Catedral, a los pies del altar mayor.

Fotos: Domingo Barroso

El acto del Desenclavado de este 2021 ha sido especial. Si en otros años se celebraba a los pies de la fachada de Santa María de la Catedral, este año ha sido en el altar mayor. La crisis sanitaria manda, y las medidas sanitarias y la restricciones de aforo impedían una celebración como otros años.

El Cristo crucificado llegaba al altar mayor portado por la cofradía de las Siete Palabras mientras que la Virgen de la Consolación, que llegaba momentos antes a hombros de la cofradía de Nuestra Señora de la Misericordia y la Esperanza, esperaba en el altar mayor.

El Cristo, réplica del Santo Cristo de Burgos realizada en 2014,  se trasladaba hasta el altar mayor donde era izado con la cruz. Tras la lectura y Proclamación de las Siete Palabras de Cristo en la Cruz, sonaba la carraca de la torre norte de la Catedral, y se procedía al Desenclavo de la imagen para presentarlo a su Madre, interpretándose el toque de oración.

La imagen del Cristo se ha trasladado por el interior de la Catedral por cofrades de la Real Hermandad del Santo Cristo de Burgos y Cofradía de las Siete Palabras. Este año se ha suprimido también el besapiés por motivos de seguridad.

Otros años, cientos de espectadores abarrotaban los aledaños de la Catedral, las escaleras de San Nicolás y Fernán González para presenciar este momento tan emotivo, en el que el Cristo Crucificado es desenclavado de la cruz y va al encuentro de la Virgen de la Consolación que le espera en la Plaza del Rey San Fernando. Para volver a vivirlo, habrá que esperar un año más y que la pandemia del coronavirus sea un mal recuerdo en nuestras vidas.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.