La Guardia Civil investiga a un conductor por alcoholemia positiva tras sufrir un accidente de circulación

La Guardia Civil investiga a un conductor por alcoholemia positiva tras sufrir un accidente de circulación
Vota este artículo

Se salió parcialmente de la vía y chocó contra una barrera metálica de protección lateral en la BU-30

Arrojó resultados positivos en la prueba de alcoholemia de 1’01 y 0’96 mg/l, superando en más de cuatro veces la tasa máxima

Personal de la Guardia Civil del Subsector de Tráfico de Burgos, han investigado a FPS (67), como presunto autor de un delito contra la seguridad vial por conducir un vehículo a motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas superando las tasas establecidas.

Los hechos ocurrieron a las 22:00 horas del pasado lunes 19 de abril cuando, en el kilómetro 21 de la carretera BU-30, en el enlace con la autovía A-73, un turismo se salía parcialmente de la vía por su margen derecho para chocar contra la barrera metálica de seguridad lateral existente en el punto.

A consecuencia del siniestro no hubo que lamentar daños personales pero sí se produjeron desperfectos de gran consideración en el vehículo implicado y en los elementos de la vía, hecho que no impidió la realización de la prueba de alcoholemia mediante el aire espirado al conductor.

Éste, que presentaba a simple vista síntomas evidentes de haber ingerido alcohol y de encontrarse bajo su influencia, arrojó resultados positivos de 1’01 y 0’96 mg/l, valores que superaban en más de cuatro veces la tasa máxima permitida para este grupo de conductores no profesionales, que es de 0’25 mg/l, por lo que FPS fue investigado como presunto autor de un delito contra la seguridad vial.

Las diligencias instruidas serán entregadas en el Juzgado de Instrucción Nº 2 de Burgos.

La ingesta de bebidas alcohólicas así como la de drogas y sustancias tóxicas influye en el conductor de un vehículo con la disminución de la capacidad sensorial, de reflejos y de atención en la conducción, desvirtuando la percepción de la realidad, determinando una conducción inapropiada y creando un concreto peligro para la vida propia y del resto de los usuarios de la vía, aumentando exponencialmente la posibilidad de sufrir un siniestro vial.

Estas conductas al volante podrían conllevar administrativamente hasta 1.000 € de sanción y penalmente podrían ser castigadas con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

La Guardia Civil pone a su disposición el número de teléfono 062 o si lo prefiere también el servicio de alertas app Alertcops; cualquier información que desee facilitar o colaboración en el ámbito de la seguridad ciudadana, vial o medioambiental es tratada de manera discreta y anónima.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.