La Universidad de Burgos arranca un nuevo curso académico superando los 8.000 alumnos

La Universidad de Burgos arranca un nuevo curso académico superando los 8.000 alumnos
5 (100%) 6 votes

«Nuestros estudiantes y jóvenes investigadores sois los encargados de afrontar en primera línea el futuro postcrisis y la recuperación», resaltaba el rector de la UBU. La ceremonia se ha realizado en el Patio de Comendadores del Hospital del Rey, respetando las medidas sanitarias vigentes

El rector de la Universidad de Burgos, Manuel Pérez Mateos, ha presidido el Solemne Acto de Apertura del Curso Académico 2021-2022 de la Universidad de Burgos. Al acto han asistido el presidente del Senado, Ander Gil García; la viceconsejera de Educación de la Junta de Castilla y León, Pilar Garcés García; el consejero de la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Ángel Ibáñez, además del equipo rectoral y autoridades académicas y políticas.

La ceremonia ha tenido lugar a las doce del mediodía de hoy en el Patio de Comendadores del Hospital del Rey y comenzó con la intervención del secretario general, Julio Agustín Pérez Gil, quien leyó la memoria del curso pasado. Posteriormente, el profesor del Área de Química Inorgánica, Gustavo Adolfo Espino Ordóñez, ha impartido la lección inaugural bajo el título «Metales prodigiosos en terapia y diagnóstico: la Química al servicio de la Medicina». «Las mascarillas que cubren nuestros rostros siguen recordándonos que la pandemia persiste», comenzó diciendo el rector Pérez Mateos en su discurso a la comunidad universitaria, para por de manifiesto a continuación el orgullo de la UBU «por haber convertido nuestro Polideportivo en el mayor vacunódromo de Burgos» y «servir a nuestra sociedad en este proceso de vacunación que tanto está contribuyendo a la lucha contra la pandemia».

Manuel Pérez Mateos

Manuel Pérez Mateos

Tras dar la bienvenida a los alumnos que ingresan este curso en la Academia burgalesa, Pérez Mateos señaló que con el crecimiento de la matrícula experimentado este curso, por encima del 4,5%, la Universidad de Burgos acumula casi un 20% de incremento de matrícula en los últimos tres años, con más del 50% de estudiantes procedentes de fuera del distrito universitario burgalés. En el curso 2021-2022 y una vez se cierren los plazos de matriculación de másteres y doctorado, la UBU albergará en sus aulas a más de 8.000 estudiantes, superando por primera vez la cifra de 1.300 estudiantes online.

En su alocución, el rector burgalés reclamó de los responsables políticos «una firme apuesta por la ciencia y la investigación que no se quede en infructuosas promesas y gestos de cara a la galería. El sistema universitario español es responsable de más del 70% de la investigación que se lleva a cabo en nuestro país y es clave para aportar los elementos necesarios para un desarrollo sostenible«. «Una simple regla de tres –recalcó Pérez Mateos- debería servir para enfocar el destino de los prometidos fondos COVID, absolutamente necesarios para que nuestro país se acerque, al menos, a la media europea de inversión en ciencia, innovación e investigación»«Nuestros estudiantes y jóvenes investigadores sois los encargados de afrontar en primera línea el futuro postcrisis y la recuperación. Apoyaros para ello en el espíritu universitario, en su inconformismo, en la crítica y el humanismo, en la investigación permanente, en el deseo irrenunciable a seguir aprendiendo y mejorando», finalizó su discurso Pérez Mateos.

La Química al servicio de la Medicina

La lección estuvo a cargo del profesor del Área de Química Inorgánica Gustavo Adolfo Espino Ordóñez. Con el título «Metales prodigiosos en terapia y diagnóstico: la Química al servicio de la Medicina» la ponencia comenzó con una introducción sobre la Química, sus diferentes ramas y la necesidad actual de colaboración multidisciplinar para el desarrollo de nuevos materiales con aplicaciones novedosas o revolucionarias.

Apertura del curso académico 2021-2022

Apertura del curso académico 2021-2022

A continuación, con el ánimo de ilustrar algunos logros tangibles de la química metalo-orgánica en colaboración con otras ramas del conocimiento, presentó dos ejemplos en los que esta disciplina ha aportado soluciones terapéuticas en la lucha contra el cáncer: El cisplatino, y la radioterapia dirigida con galio-68 y lutecio-177.nCon estos ejemplos el investigador demostró que la quimioterapia y la radioterapia basadas en el uso de metalo-fármacos proporcionan desde hace décadas herramientas indispensables en la lucha contra el cáncer. Además, en tiempos recientes el desarrollo de «terapias dirigidas» está permitiendo aplicar tratamientos mucho más eficaces y precisos y, por lo tanto, avanzar en la lucha contra esta enfermedad con resultados muy esperanzadores.

En el acto de apertura de curso se hizo entrega de la medalla de Alfonso VIII, en sus categorías de oro y plata, a 62 profesoras y profesores por su dedicación a la Universidad, así como de los diplomas acreditativos a los 61 estudiantes distinguidos con el «Premio Extraordinario Fin de Estudios». La ceremonia concluyó con el tradicional Gaudeamus Igitur, tras lo cual el presidente del Senado firmó en el Libro de Honor de la Universidad de Burgos.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.