Un nuevo grupo de buitres negros llega a la zona de reintroducción de la Sierra de la Demanda

Un nuevo grupo de buitres negros llega a la zona de reintroducción de la Sierra de la Demanda
5 (100%) 1 vote

Catorce buitres negros, cedidos por la Junta de Castilla y León y otras regiones, llegan a la Sierra de la Demanda para su futura reintroducción.·

Estas aves vivirán durante unos meses en un jaulón en Huerta de Arriba para aclimatarse a la zona de reintroducción antes de la suelta.

Buitres negros llegan a la Sierra de la Demanda

Buitres negros llegan a la Sierra de la Demanda

Catorce buitres negros llegaron ayer al punto de reintroducción de esta especie amenazada que el Proyecto Monachus de GREFA gestiona en el municipio de Huerta de Arriba (Burgos), en la Sierra de la Demanda. Diez de las aves procedían del Centro de Recuperación de Animales Salvajes (CRAS) de Burgos, de la Junta de Castilla y León.

Otras cuatro fueron trasladadas desde el Hospital de Fauna Salvaje de GREFA, ubicado en Majadahonda (Madrid), tras ser cedidas por comunidades autónomas como La Rioja, Andalucía y Madrid.

Estos ejemplares son en su mayoría animales jóvenes e inexpertos que tras ser rescatados heridos, agotados o desnutridos en la delicada fase de su ciclo vital en la que abandonan el nido y se independizan, han podido ser rehabilitados en diferentes centros de recuperación de fauna salvaje para devolverlos sanos y salvos al medio natural.

Los buitres negros han sido introducidos en un jaulón construido en la zona de reintroducción de la Sierra de la Demanda, donde permanecerán varios meses aclimatándose al lugar y socializándose entre ellos antes de su liberación definitiva a principios del próximo otoño. «Gracias a la colaboración de Castilla y León y otras comunidades autónomas, estos animales tendrán una nueva oportunidad de vivir en libertad, contribuyendo además a un gran proyecto a favor de una especie amenazada», explica Ernesto Álvarez, presidente de GREFA.

Nueva colonia en La Demanda

El apoyo al Proyecto Monachus por parte de la Junta de Castilla y León y del Gobierno de la Rioja ha permitido la creación de una nueva colonia de buitre negro tanto en la parte burgalesa como riojana de la Sierra de la Demanda.

También han colaborado la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, así como las compañías Red Eléctrica de España y EDPR, entre otros organismos y entidades.

El éxito de este trabajo conjunto se traduce hoy en día en una población de casi medio centenar de buitres negros en la Sierra de la Demanda, donde la especie llevaba extinguida más de medio siglo hasta que se iniciaron las reintroducciones por parte del Proyecto Monachus hace cinco años. En la actualidad hay casi veinte parejas formadas en esta colonia, de las cuales doce han realizado puestas en 2022, diez en la parte burgalesa y dos en la riojana.

«De momento ya han nacido dos pollos de otras tantas parejas y esperamos que al final de la temporada de cría el número de nacimientos este año marque un hito en el devenir de nuestro Proyecto Monachus», explica Álvarez.

También en el Pirineo catalán

Según el presidente de GREFA, “con el Proyecto Monachus intentamos contribuir a la recuperación del buitre negro a escala internacional, conectando las poblaciones ibéricas de la especie con las que se están creando gracias a las reintroducciones en otros países de Europa y quién sabe si también en el norte de África”.

La colonia de buitre negro de la Reserva de Boumort (Lleida) es otro punto donde participa el Proyecto Monachus de GREFA en colaboración con otros organismos, entidades y asociaciones. Gracias a las reintroducciones de buitre negro desde hace quince años, en esta zona del Pirineo catalán se ha creado una población de más de medio centenar de ejemplares y casi veinte parejas.

En 2022 un total de 16 parejas de esta colonia pirenaica han llegado a hacer su puesta e incluso han nacido ya los primeros pollos.

A finales de 2021 GREFA, con la colaboración de la Reserva de Boumort y la Generalitat de Cataluña, liberó seis buitres negros mantenidos durante varios meses en un jaulón de aclimatación en Boumort. Eran cuatro hembras y dos machos, todos ellos ejemplares jóvenes que han sido rehabilitados en varios centros de recuperación de fauna salvaje.

«La cesión de buitres negros rehabilitados y su liberación en zonas como la Sierra de la Demanda y la Reserva de Boumort es uno de los ejemplos más evidentes de colaboración entre las comunidades autónomas y GREFA con el objetivo de recuperar a una especie amenazada en nuestro país», indica el presidente de la ONG.

¿Qué es GREFA?

Desde su creación en 1981, GREFA ha atendido a decenas de miles de animales en su Hospital de Fauna Salvaje, radicado en Majadahonda (Madrid).

En todo ese tiempo, esta ONG se ha consolidado también como referencia internacional gracias a sus proyectos destinados a la generación de biodiversidad, con especial atención a la fauna autóctona con más problemas de conservación. Su labor ha sido reconocida por la concesión de dos de los premios sobre medio ambiente más prestigiosos, el de la Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad (2016) y el Fondena (2015).

Deja tu comentario

Your email address will not be published.