Una noche con mucha ilusión

Una noche con mucha ilusión
5 (100%) 3 votes

Mucha, mucha magia y caras expectantes de los más pequeños han sido la tónica de la Cabalgata más larga de la historia.

El frío no ha impedido que miles de niños acudieran a ver de cerca a los Reyes Magos, que llegaban esta mañana a Burgos para cumplir los deseos de los más pequeños.

Desde las 18:00h, momento en que la Cabalgata partía de la Avenida Derechos Humanos, las calles de la ciudad se abarrotaban de gente que esperaba el paso de los Magos montados en sus carrozas a los que acompañaban las agrupaciones que han participado en la Cabalgata.

El Chanbelán anunciaba la llegada de la Cabalgata a la Plaza de Mío Cid sobre las 19:30h, y desde ese momento, las sorpresas han sido constantes.

Fuegos artificiales, un dragón de luz, globos voladores, grupos de danzas, bicicletas con los buzones reales, elefantes, todo con mucha, mucha magia.

En el trayecto, los Magos y sus pajes repartieron los 6.000 kilos de caramelos entre los asistentes. Al llegar a la Plaza de Mío Cid se apearon de sus carrozas para saludar a los niños que allí se congregaron. Después, pasaron a adorar al Niño que se encontraba en el portal con María y José.

Recomendaciones a los más pequeños

Ya desde los balcones del Teatro Principal se dirigieron a todos los niños que se encontraban en la plaza para recomendarles seguir siendo buenos, estudiar mucho, obedecer a sus padres y mayores, y una recomendación para esta noche, limpiar bien los zapatos e irse pronto a la cama.

Tras la intervención de Sus Majestades, una lluvia de confeti y fuegos artificiales ponían el punto final a la Cabalgata.

Y a esperar que mañana los zapatos estén llenos de los regalos pedidos, o de carbón, este año vegetal de encina, que también llevaban en unas vagonetas recién traído de los montes de Burgos y de las minas de carbón del Bierzo en León.

 

Deja tu comentario

Your email address will not be published.